Usar un lector de texto para corregir manuscritos

Estoy metida ahora de lleno en la corrección de una novela y quería compartir por aquí un truquillo que ya he usado varias veces y he encontrado muy útil, consiste básicamente en usar un lector de texto para encontrar errores.

Lector de texto

Una técnica de corrección que se recomienda con frecuencia es leer el texto en voz alta, ya he mencionado que siempre he tenido algunos problemas con este concepto, por varias razones. En general soy una oradora pésima, así que adivinar si el texto tiene mal ritmo por la prosa o es mi voz es un trabajo extra que no tiene sentido; hay una razón por la que los actores buenos son capaces de hacer sonar textos malísimos como si fuera poesía, la buena oratoria hace que un texto suene completamente diferente de una voz a otra. Lo que es peor, al de un tiempo de ponerme a leer, mi cerebro se acaba desentendiendo del texto tanto como si lo leyera en silencio, así que los errores se me escapan igual.

Es decir, leer en voz alta me descentra, no me ayuda tanto como lo venden para encontrar los gazapos que busco y sueno como un grillo afónico.

Sin embargo, he encontrado que lectores de texto a voz son muy útiles para encontrar errores. Muchos fallos en un texto se escurren porque el cerebro coge el hábito de interpretar lo que pone en vez de ver lo que está escrito realmente, la concentración necesaria para cazar errores se pierde en pocos minutos (creo que ronda los cinco o diez minutos), esto empeora cuando es un texto que conocemos y  hemos leído ya varias veces, así que si el gazapo se escapa a la primera y la segunda, probablemente se escape las veinte veces siguientes. 

El lector de texto, texto a voz (text-to-speech), no tiene este problema, los gazapos saltan a mis oídos como conejos (¡chiste!) a nada que le esté prestando un poco de atención. El punto débil de este método es el ritmo de la narración, los lectores y voces gratuitas tienen un ritmo bastante robótico, pero se puede investigar cuál nos resulta más agradable y natural; de todas formas, como muchos lectores exageran los parones de puntos y comas, si hay algo que no está del todo bien, nos va a llamar la atención al menos.

El programa que más uso se llama @Voice, para android (no sé si los mac tienen el mismo). Me gusta usar el móvil porque puedo oírlo cuando me muevo y estoy fuera de casa. Ese programa es bastante ligero, con buenas opciones y a lo gratis (con publicidad); puedo subir documentos enteros, en vez de tener que hacer el copy+paste, lo que en otros programas del estilo suele venir como premium, así que me gusta bastante. Online hay lectores de voz como TTS Reader que también se puede encontrar como app, pero no me entusiasman las opciones en castellano (¿creo que solo hay una?), ni que el lector de documentos en la app sea premium, porque soy pobre. 

Hay muchas opciones de lectores de voz si queréis encontrar alguno que os guste, el mayor problema es dar con alguno gratuito que sirva para manuscritos completos, ya que como he mencionado, online la mayoría funcionan para páginas web o para hacer copia pega; y si encontráis uno con una voz agradable en español hacédmelo saber para que le eche un vistazo.

Usar estos lectores para corregir textos me ha salvado de veinte relecturas más como mínimo , y todavía se me escaparán errores, pero no serán ni la mitad de la mitad de los errores que se me escaparían leyendo por mi que cuenta, y leerlo por mi cuenta no serían ni la mitad de la mitad de los que se me escapan leyendo en voz alta (o algo así), así que espero que os sea útil también 🙂

¡Deja un comentario!