Meditaciones literarias y propósitos para el nuevo año

Propósitos del nuevo año
¡Herraduras y champiñones para todos!

¡Espero que todo el mundo haya pasado buenas fiestas! Yo he estado dándole vueltas a qué hacer este nuevo año e intentando asentarme en la nueva rutina (he cambiado de ordenador y aún estoy haciendo pruebas con programas para gráficos). Tengo varios propósitos y algunas meditaciones literarias, sobre qué hacer con lo que tengo y si no variar un poco el rumbo en algunos asuntos.

El problema es este, y creo que a muchos que somos amateurs resulta familiar: tener una novela escrita, trabajada, pulida y preparada para la venta al público lleva muchísimo tiempo y esfuerzo que rara vez se ve recompensado. Como hasta ahora esto ha sido más bien una actividad que llevo más como afición, siempre he preferido tomarme las cosas con calma antes que estresarme a lo tonto y terminar quemada, sin embargo, ver todos los proyectos que se van acumulando sin que terminen de ir a ninguna parte, por no hablar de que dinero extra me vendría muuuuy bien, he pensado si no sería oportuno hacer un cambio de rumbo en la política que llevo hasta ahora.

Esta es la idea que tengo de momento; básicamente, dejar aparcados los proyectos largos unos años (excepto los que tengo activos) y centrarme en escribir historias cortas: como novelillas ligeras, relatos, etc. Que podría tener preparadas más rápido para cualquier cometido que quiera darles: autopublicación, concursos…

De momento esto es una meditación, solo una idea a la que doy vueltas ya que aunque las historias cortas supongan un menor esfuerzo, siguen siendo un trabajo y no me voy a poner a ello si no tengo algunos conceptos claros. Me gustaría saber cómo funciona otra gente en situaciones similares a la mía. Intentaré manteneros actualizados si tomo alguna decisión al respecto.

Ahora, los propósitos literarios que tengo para este año con lo que ya estaba trabajando:

  • Las Montañas de Sangre: estoy en la que espero (*sacrifica veinte vírgenes*) sea la última reescritura, voy a hacer un trabajo de recorte para eliminar lo que encuentro más flojo, mientras intento darle más matices a las partes que tienen más fuerza. Lo terminaré este año.
  • Brujas: ya está terminada y preparada, aún no la he movido por todo el pifostio de mudanza y cambio de trabajo reciente, pero espero hacerlo pronto. De todas formas, entre tanto he estado investigando y no estoy segura de cómo venderla; teóricamente es fantasía urbana, pero últimamente la fantasía urbana parece centrarse en romance, oscuridad y monstruos, mientras que Brujas lleva un tono más cotidiano y ligero, aunque con su drama y cosa tétrica aquí y allá. El estilo no es exactamente el mismo que el que parece estar publicándose ahora mismo, así que estoy un poco perdida respecto a quién vendérsela y cómo.
  • NaNo16: ya he hecho la primera revisión, como mencioné mi propósito es presentarla a un concurso específico, la dejaré descansar un par de meses antes de hacer las revisiones finales y enviarla.
  • Blaj: seguiré el ritmo de subir una entrada a la semana y a ver si me pongo a revisar entradas viejas de una vez, que es algo que llevo abandonado demasiado tiempo.

Por el momento esto es lo que hay, no tengo más planes concretos a medio plazo, pero si se me ocurre alguna cosa no dudéis que os actualizaré por aquí. Espero que vosotros también tengáis proyectos interesantes en los que trabajar para este año 🙂

Pequeño checklist para corregir escenas

Estoy metida de cabeza ahora corrigiendo dos manuscritos y como vivo multitaskeando como una loca, a veces me pierdo un poco pensando qué estoy corrigiendo exactamente, así que he ido haciendo pequeños checklist que me van marcando las pautas a tener en cuenta en cada fase. Como ya he mencionado en entradas previas, suelo ir corrigiendo un poco por partes (Despiece a lo Jack el Destripador >:D), en este caso escena a escena, este es un ejemplo de lo que voy considerando:

Corrección manuscritos checklist

No es tampoco un checklist definitivo, de hecho, esta es la tercera versión y creo que aún haré más. También quiero ir desarrollando uno más complejo que incluya todo el manuscrito, además de ortografía y gramática, y que varíe dependiendo de qué parte de la historia estoy. Como eso es más complicado y me llevará tiempo, de momento voy improvisando y cambiando sobre la marcha.

En la práctica es una nota con un clip en el cuaderno que uso para planificar la historia, si surge algo tengo espacio para apuntar (aunque también apunto sobre el manuscrito sin más, cuando estoy trabajando con la copia física). Me ha dado por usar también bolígrafos de esos tó modernos que se borran con fricción y no tengo que sacar una copia nueva cada vez 🙂 Lo dejo por aquí a ver a quién le resulta útil, ¡si tenéis alguna sugerencia no dudéis en hacérmela saber! Me encanta saber cómo se organizan otros.

 

Corrección de textos: donde las cosas se ponen difíciles

Trabajando en el manuscrito que tengo terminado para que sea algo que otro ser humano pueda leer, me he encontrado con un enorme pifostio. En realidad ya lo veía venir cuando lo escribí y tome notas, pero estando en la fase de reescritura es cuando mayor dolor de muelas me está dando, os voy a explicar un poco por qué.

No me gustan demasiado las historias de conspiraciones, tampoco creo que se me de bien escribirlas, sin embargo, por el desarrollo de la historia hay una parte donde termino metiendo a mi protagonista en un palacio y tengo que hacer que sobreviva ahí, de modo que mucha parte de la historia deriva en lidiar con intrigas. ¿Por qué metí al personaje en esa situación? Porque me pareció interesante para su desarrollo (no me gustan las conspiraciones, pero tengo debilidad por historias que sacan a los personajes de su elemento), encajaba con la lógica del mundo que creé y aportaba variedad a la trama.

Pero no me gusta naaaaada escribir sobre ello, ni siquiera sé si lo estoy haciendo bien, porque no puedo coger referencias de una temática que me gusta poco para empezar, solo puedo tener en cuenta los aspectos más técnicos de la narración de historias y aplicarlos como me parezca más apropiado. Es como la sopa de pescado, que odio a muerte me da igual si está bien hecha o mal hecha, pero como el pescado es sano si un día quiero prepararla seguiré una receta e intentaré hacerla lo mejor posible, pero nunca podré juzgar el resultado final tan bien como haría, por ejemplo, si fuera una tarta de chocolate, ni con tantas ganas, ni tanta inspiración, ni… Quiero tarta, ¿de qué hablaba?

Aaah, sí, escribir, cosas de escribir.

Durante mi fase de toma de notas pensé que lo mejor sería sacar las tijeras y hacer toda esta parte lo más corta posible, incluso consideré un salto temporal, o centrar la atención en otros personajes que estuvieran haciendo cosas más entretenidas (que, al final, también he incluido por ja ja ya son SEISCIENTAS PÁGINAS ¿por qué no más? ¿qué importa? *risas histéricas*). Me recordé que si había llevado mi argumento por allí era por una razón, o varias, y que lo mejor sería centrarme en las buenas razones por las que este aspecto del argumento existe y usarlas para para hacer una buena historia. Es difícil, quiero decir, hay ciertas escenas que he reescrito desde tres puntos de vista diferentes porque no terminaba de encontrarle el enganche (ahora creo que lo he pillado), pero puedo con ello.

Más adelante convenceré a algún tonto un alma caritativa que revise el manuscrito y que me diga si esa parte es potente o no.

Y si todo se tuerce, tengo un Plan B que es prenderle fuego a todo y empezar desde el principio.

AJAJAJAJAJAJAJAJA
AJAJAJAJAJAJAJAJAJA

 

Corrección de textos: primera corrección o despiece

Sigo con la mastodóntica tarea de convertir mi novela Las Montañas de Sangre en algo que sea leible, a continuación os comento algunas decisiones que he tomado al respecto.

Listado de escenas

Esa foto ahí arriba es un listado de las escenas principales (no todas porque igual me da un mal) en secuencia cronológica y mencionando cuál es el personaje donde cae el punto de vista (POV), hay como… tres páginas más por las dos caras como esa. Esto es parte del Despiece, teniendo las escenas así planteadas sobre papel me da una mejor idea de cómo está dirigida la historia y cómo puedo empezar a atacarla. También tengo algunos apuntes en el margen con ideas para los cambios, me gusta que sean colores diferentes porque así me hago una idea si el cambio ha sido reciente, hay un error que arrastro, y no olvidarme qué hay cambios que no he hecho antes de la siguiente revisión. Y porque queda mono.

Todas esas anotaciones están un poco a limpio, durante la primera revisión tome notas un poco según me llegaba la inspiración divina y no siempre son buenas o coherentes, así que luego las organizo un poco.

Uno de los mayores problemas a grandes rasgos con la historia ya lo había mencionado antes: es muy larga. Empecé mi revisión con la ilusión de que me viniera alguna Súper Idea Ingeniosa del Copón que me ayudara a acortar de forma radical la longitud del texto sin sacrificar las partes que fueran buenas, pero no me ha venido idea alguna al respecto, ni asumiendo que necesitaría sacrificar cosas buenas, ni planteando la historia desde otra perspectiva. Sencillamente cualquier gran cambio  que se me ocurría traía consigo más cambios y nudos infumables, es decir, peor de lo que está. Y lo más grave, además de no encontrar forma de cómo cortar el manuscrito, todas las mejoras que se me han ocurrido incluyen hacer añadidos, es decir, alargar aún más la historia.

Puede que a través del blog sea difícil de ver la crisis de ansiedad que esta novela me está produciendo, mis chillidos no os llegan y mis intentos de prender fuego a mi cabeza aún no han salido en las noticias (pero saldrán, dadme tiempo y un buen mechero).

Una de las decisiones que he tomado es decantarme por plantear la historia en dos libros en vez de uno. Primero porque es bueno para organizarme (y mi ansiedad), así en vez de un gran mazacote horrible de texto que corregir, tengo dos más pequeños y digeribles. La segunda razón es debida al argumento en sí, esta es la figura simplificada que se suele dar sobre un arco argumental:

Simplificación arco argumental

Bueno, pues ahora mismo mi novela se parece más bien a algo así:

Mi arco argumental

Es bastante engorroso, pero cortando el argumento en dos mitades quizá pueda conseguir que el argumento tenga más coherencia. Puedo dar más orden a las acciones, priorizar objetivos y cerrar nudos antes de abrir otros; quedando así una historia más… limpia, por decirlo de alguna manera.

Voy a ver si esta solución me funciona y seguiré comentando por el blog cómo me va 🙂

Corrección de textos: primera revisión

He empezado la primera lectura de Las Montañas de Sangre tras dejarla descansar más de un mes. Para actualizar a los que no han seguido la saga, Las Montañas de Sangre fue mi NaNoWriMo en 2012, una historia de fantasía con más elementos épicos de los que estoy habituada a hacer, así que se me alargó un poco, la he finalizado cruzando la barrera de las 200.000 palabras en noviembre de 2013, y ahora mismo necesita una MUY SERIA revisión, espero reducir la historia al menos en una cuarta parte.

En la primera revisión, como mencioné en esta otra entrada, me dedico principalmente a tomar notas de las impresiones que recibo al releer el texto de nuevo. Intento hacerme una idea general primero, pero si noto palabras o expresiones que me suenan extrañas (no necesariamente mal), les pongo un signo de interrogación. Ya expliqué que intento no meterme en la corrección de pequeños detalles ahora, porque en adelante probablemente eliminaré o reharé grandes trozos de texto, por lo que dedicarme a las partes pequeñas ahora sería trabajo perdido.

Como quiero reducir la historia, quiero centrarme en las partes que avanzan poco la historia, o son engorrosas, para rehacerlas de forma más simple y, a poder ser, interesantes. Así que este va a ser mi principal objetivo en esta primera lectura. Para ayudarme usaré algunos esquemas para identificar los problemas, si fallan el desarrollo de personajes o el argumento… También me ayudará cuando intente rehacer la historia, no quiero corregir un aspecto malo con otro peor, no quiero cortar un trozo aburrido de la historia para que luego sufra la coherencia del argumento. Hay muchos aspectos que tengo que tener en cuenta al tiempo que leo el texto e intento identificar errores. Y son 200.000 palabras, las dosis de café que me van a hacer falta dan miedo.

Para la revisión ahora estoy usando un lector digital (e book) que es una maravilla y con el que puedo tomar muchas notas. Antes lo hacía con el ordenador, lo que es bastante incómodo para tomar notas y leer en general. Lo mejor sería imprimirlo y tomar notas sobre papel, da una mejor impresión del texto y de la historia en general, pero son 600 páginas y necesitaría varias copias para las diferentes fases del proceso, lo cual es un dolor de muelas y de bolsillo, así que dejaré la copia de papel para más adelante, cuando empiece  corregir ortografía y otros detalles; pero si alguien tiene mucho dinero para gastar en fotocopias o la historia es corta, en papel creo que sería mejor.

A grandes rasgos, los principales elementos en los que intento centrarme en esta parte de la revisión son:

  • Arcos argumentales: tanto el general como en personajes individuales, reviso si no tienen grandes agujeros, si siguen patrones lógicos…
  • Coherencia en la narración y los personajes: si cambia el tono del texto sin una buena razón, o un personaje sufre de inadecuados cambios de personalidad.
  • Interés: básicamente señalo las partes que me parecen más o menos interesantes.

Y con lo que resulte, probablemente haga un nuevo esquema argumental y reescriba a partir de ahí.

Proceso básico de la corrección de textos

Este es un esquema sencillo de todas las fases por las que hago pasar a mis manuscritos cuando los reviso, ya sea para enviar a una editorial, un concurso o publicarlo directamente porque soy así de proactiva y guay. Ya que muchos hemos terminado el NaNoWriMo (¡yupi!) y tenemos nuestras novelas que corregir, me pareció oportuno empezar a tratar este tema.

La verdad es que este proceso lo he ido haciendo y rehaciendo con el tiempo, y probablemente variará en el futuro, porque no hay realmente una idea clara de cómo corregir nuestros textos. Es decir, sabemos que hay cosas que están mal hechas, y tenemos una idea de cómo nos gustaría llegar a nuestro manuscrito ideal que va a ser un súper best-seller o va a ganar todos los premios del mundo, pero las acciones para lograr esos objetivos son algo que no todo el mundo aprende.

Por ejemplo, a todos nos han comido la cabeza en la escuela respecto a las normas de ortografía y gramática, hasta el punto que muchos saltamos a corregir un error sin pensar en cuanto lo vemos. Esta obsesión hace creer que la corrección ortográfica es lo más importante en lo que debemos fijarnos cuando corregimos nuestro manuscrito…

Pues no.

No digo que no haya que corregir la ortografía y la gramática, ojocuidao, lo que estoy diciendo es que hay que centrarse en esto justo al final, por razones que ya veréis.

Fase Primera: Dejar el manuscrito en crudo a reposar.

Esta técnica es más vieja que las trenzas de la Dama de Elche. Dejar sin tocar nuestra obra un tiempo nos ayuda a verla con nuevos ojos cuando la sacamos de nuevo para empezar a corregirla.

El concepto de «en crudo» lo uso para referirme a cualquier texto que esté escrito por primera vez, esto incluye todo lo nuevo que escribamos, porque es habitual en la revisión corregir un párrafo malo con otro párrafo mejor, pero el párrafo mejor sigue siendo un texto crudo, puede tener sus propios errores y debe ser revisado como tal (hay que corregir las propias correcciones y las correcciones de las correcciones constantemente, descubrir esto me hizo perder el sueño un mes).

Fase Segunda: Toma de notas y observaciones

En esta fase no se corrige nada (aunque algo corregiremos según leemos porque no se puede evitar porque estamos obsesionados uuugh). El objetivo es tomar notas de cómo transcurre la historia en general, las escenas que nos han gustado, las que creemos que deberíamos mejorar, esas transiciones que no tienen ningún sentido, etc.

Esta primera lectura después de haberlo dejado abandonado nos ofrece una perspectiva nueva de nuestro propio trabajo y es importante apuntar estas impresiones porque, a medida que trabajemos en el texto, desaparecerán.

Fase Tercera: Despiece

(todos estos símiles de carnicería son completamente accidentales)

El despiece depende mucho de lo que queremos hacer con nuestro manuscrito, de qué trata, dónde queremos darle énfasis, etc. En general, yo suelo hacer estos diferentes despieces, cada uno corresponde a una lectura del texto, aunque también se pueden hacer dos o tres a la vez por cada lectura, dependiendo del tiempo y las ganas que tengamos:

Seguir leyendo “Proceso básico de la corrección de textos”