Copias en papel: comparativa

Como ya mencioné en la entrada anterior voy a hacer una descripción y comparativa de cómo ha quedado la novela en papel en las dos plataformas que he usado: Lulu y Bubok.

  • General

Primero decir, que en general ambas copias son bastante parecidas, son ediciones sencillas de bolsillo. La calidad es buena, el papel es el más barato, pero no es del tipo que parece papelina de fumar, es sólido y las páginas están bien pegadas a priori, una de mis copias ha pasado por tres personas distintas y ha sobrevivido muy bien.

Borde lomo
Borde lomo

Seguir leyendo «Copias en papel: comparativa»

Por qué (auto)publicar

La novela que llevo ya dando tiempo dando la tabarra que voy a publicar está a punto de caramelo. Me hubiera gustado que estuviera ya completamente disponible en los formatos que quiero, pero han ido surgiendo irritantes imprevistos por el camino (mi NaNo de este año será la desgarradora historia de una pobre infeliz que se tira de cabeza a una piscina de Legos, en un arranque de frustración, tras intentar subir un ePUB a Lulu y que este se lo rechace mil veces sin especificar la razón. Carne de best-seller. Os lo digo yo).

Voy a comentaros un poco las razones que me han llevado al camino de la auto publicación y lo que espero conseguir, que puede resumirse en una palabra: experiencia.

El camino de la publicación tradicional de novelas tiene muchos pros y contras. Uno de los contras más fuertes es la completa dependencia que escritores noveles tienen de granjearse el interés de editoriales y editores para que su novela tenga una oportunidad, y solo eso, de ser seleccionada para publicación. Y, en mi opinión, ser seleccionado para publicación no es más que la punta del iceberg de lo que supone ser un autor profesional.

Por ejemplo, algunas de las ventajas que la edición tradicional ofrece suelen ser la distribución a las librerías y la promoción. Sin embargo, no hay más que pasearse un poco por internet para oír historias de autores que prácticamente tuvieron que pagarse la promoción de su bolsillo porque su editorial (en ocasiones, editoriales supuestamente grandes y potentes), no estaba demasiado interesada en ofrecerle su apoyo. También libros que desaparecen de las estanterías en un par de semanas, y son completamente abandonados a su suerte, porque sus ventas tras el lanzamiento no alcanzan los mínimos esperados.

Así que te preguntas para qué vas a comerte la cabeza intentando entrar en la edición tradicional si nadie te garantiza que vas a estar realmente apoyado por tu editorial. ¿Para qué acabar en las librerías tradicionales que te quitarán de las estanterías cuando les llegue el próximo libro de Ken Follet y necesiten toda una pared para colocar los ejemplares? Tu libro puede subirse a internet y estar ahí disponible siempre.

Considero que la edición tradicional tiene aún cosas que ofrecer, pero que las alternativas hoy en día son demasiado interesantes para un autor como para ignorarlas.

Otro defecto que encontré a la publicación profesional es precisamente la espera. Esperar que alguien te haga caso, que alguien encuentre tu libro vendible (sí, he dicho vendible, no bueno, no interesante, vendible). Hoy en día puedes enviar tu manuscrito a docenas de editoriales y ninguna te dirá la razón de por qué no van a publicar tu novela. En un increíble gesto de generosidad pueden mandarte una respuesta de lata, tan cortés como inútil, y ya te puedes dar con un canto en los dientes.

Así que puedes pasarte años dando vueltas con tus manuscritos preguntándote por qué no, sin que nadie te responda y sin la seguridad siquiera de que, aunque pases por todo el proceso de aceptación, tu trabajo reciba el apoyo que debería merecerse.

O…

Puedes auto publicar tu novela y ver cómo funciona el mundillo. Lo que se necesita para publicar con calidad, los métodos de márketing, cómo funcionan los canales de distribución, la respuesta del público (si se consigue =P), qué les gusta, que no les gusta…

Pero, para aprender todo esto, lo primero será tener un manuscrito y, lo segundo, publicarlo.

Así como en la publicación tradicional uno puede hacerse viejo esperando ver su obra disponible al público. Las nuevas tecnologías ofrecen la oportunidad de que los autores tomen un rol proactivo sobre su propia obra. Sí, a veces (muuuuuuchas) las obras auto publicadas no son de la mejor calidad, pero esto no debería considerarse un fracaso, si no parte del proceso de aprender y ganar experiencia.

 

Y tened el valor de decirme que la publicación tradicional no vende obras mediocres que no valen la celulosa sobre la que están impresas. Tened el valor.

 

Primeras experiencias en la publicación bajo demanda

Bueno, como ya sabéis estoy intentando publicar La Reina de los Monstruos (antes El Paraíso Hundido, antes Sueños y Ruinas). He hablado en otras entradas sobre la publicación bajo demanda como concepto básico, en esta voy a comentar un poco la experiencia práctica de lo que es intentar publicar el libro de papel en las plataformas.

Las plataformas que voy a usar son (de momento) bubok y lulu.

En base las dos son muy similares en su mecánica y bastante simples, voy a comentar primero los puntos comunes:

La plataforma

La plataforma para subir los textos es bastante similar en ambos casos y bastante intuitiva. Tienes una serie de pasos que vas haciendo: subir texto, escribir datos, subir portada, elegir formato, etc. Según los terminas, se van guardando al ir al paso siguiente (si nos salimos directamente de la página, no), así que, en principio, no hace falta hacer todo el proceso a la primera si tenéis dudas. Esto es muy conveniente, sobre todo para la portada.

También se permite alterar los datos una vez puestos, así que no tengáis miedo de rellenar lo que os parezca en el momento, a no ser que vayamos a por el ISBN, entonces sí, mejor tenerlo todo claro y bien.

Datos/Metadatos

Esta es la información general asociada a la historia, lo básico es el título, autor(es) y un resumen de la novela. También suelen pedir “etiquetas” (“tags”), por si no lo sabéis son palabras clave o frases cortas relacionadas con el libro para que la gente que busque sobre esos temas de con él. Yo no sé muy bien cómo manejar estas etiquetas, así que tiendo a escribir cualquier cosa.

Otros datos que os pueden pedir son si queréis mantener el proyecto en público, privado o semi-privado, el ISBN, cómo queréis registrar la novela (copyright tradicional, CC, GNU…), etc.

El texto

Creo que ambas plataformas dan la opción de subirlo tanto como documento WORD, como PDF, hasta TXT. En mi caso, he preferido el PDF ya que si tienes una caligrafía algo especial o imágenes, en formato WORD ambas plataformas tienen un sistema para ajustar el archivo a sus necesidades y puede acabar cambiándolo todo, a peor.

Para preparar el interior es importante saber qué formato de libro queremos (tamaño, especialmente, si es solo para una novela, tienen opciones de hacer libros de fotografías e ilustraciones, por ejemplo, donde el tipo de papel y color es importante). Ambas plataformas tienen plantillas para descargar que son muy útiles para adaptar nuestro texto original al formato de novela que queremos imprimir. De hecho, con copiar y pegar en la platilla, el libro puede quedar niquelado sin más preocupaciones. El único extra que tenemos que añadir son los números de página y el nombre y título en las cabeceras, si queremos. Seguir leyendo «Primeras experiencias en la publicación bajo demanda»

Libros mediante impresión bajo demanda

Como ya he mencionado antes, voy a auto publicar una de mis novelas. Por ello he estado investigando las nuevas posibilidades de empresas que no solo permiten publicar e-books, si no también la impresión de libros en papel bajo demanda.

Este tipo de servicios consiste básicamente en que el escritor entrega el manuscrito y el diseño de la novela (todas las plataformas ofrecen un servicio de diseño propio, pero es bastante básico o de pago), y la plataforma imprime ejemplares según se vayan demandando por los lectores o por el propio escritor, evitándose así el riesgo de gastarse dinero en tiradas que no se pueden vender, como es el caso de la publicación tradicional.

La desventaja de este sistema es que un porcentaje muy alto del precio final del libro se lo llevan las plataformas, pero yo me veo muy verde como para arriesgarme a intentar ir al método tradicional en libros de papel, aunque sea mucho más rentable si sale bien. Ni siquiera puedo disponer del coste que supone la inversión inicial, no es un riesgo que tenga ganas de correr en este momento. Para que os hagáis una idea, os presento esta compleja iconografía que representa mi situación con respecto al mercado literario:

Dibujo chorra

Como veis, voy a intentar ir poquito a poco, y más adelante consideraré asumir mayores riesgos.

Otra ventaja importante que he visto en varias de estas plataformas, es que permiten que tanto el e-book como el libro en papel puedan estar disponibles en lugares como amazon y otras librerías. Normalmente esto a costa del precio del ISBN, que puede ser un pico majo.

El precio final de los libros publicados bajo estas compañías es un tanto variable dependiendo de las opciones que los autores elijan. Normalmente se suelen quedar un 20% del beneficio neto del libro. ¿Esto qué es? Va un par de ejemplos:

  • En un e-book:

Si lo publicas gratis: gratis, no te cuesta nada.

Si le pones un precio, digamos, 10 euros. La empresa se queda 2 euros. Así que tú te quedas con 8 euros en total por copia.

  • En un libro en papel:

Dependiendo de las opciones que la empresa ofrezca, tienes diferentes formatos de impresión, diferentes tipos de papel, diferentes tamaños, diferentes tapas, etc. Que pueden encarecer bastante el precio final, pero que igual es interesante pagar más si os hace ilusión tener una copia maja de vuestro trabajo.

Así, el libro de Tapa Dura puede tener un coste inicial de 20 euros. Si queréis tener los mismos beneficios que con el e-book tendréis que añadirle 10 euros más (8 para ti, 2 para la empresa).

Como ventaja, la mayoría de plataformas ofrecen a los autores poder comprar su libro a precio de coste (20 lelos en este ejemplo), así podéis tener la copia maja que queréis para cogerla, acunarla, darle el biberón y quitarle el polvo con cariño. También hacen rebajas si se compran varios ejemplares a bulto (como 50 ó 100), es el autor el que tiene que pelarse el culo para colocar estos ejemplares, pero si sabe dónde meterlos le saldrá más rentable que venderlos a través de las tiendas digitales.

Gastos:

Aunque en lo más básico la mayoría de estas compañías son gratuitas, si queréis poneros un poco serios con el tema podría ser conveniente gastaros el dinero en algunos detalles. Como el ISBN. Todas las plataformas que he visto ofrecen dos alternativas: pagar por su ISBN bajo su sello (que sale más barato) o pagar un ISBN de autopublicación, que se puede emplear tanto para publicar en diferentes plataformas como de forma independiente. El ISBN también lo podéis conseguir a través de otras formas, suele rondar los 120 € (un pico, que decía).

El ISBN añade vuestro libro a un directorio y permite que pueda pedirse en librerías.

Os adjunto algunas de las compañías más conocidas que se dedican a este tema:

  • Bubok: probablemente la más conocida plataforma española (de hecho, no sé si hay más). Tenéis que pagar unos 50 euros por el ISBN suyo y sus libros en papel tienden a ser más caros que los de otras opciones, no sé si se compensa luego en calidad o gastos de envío. Os iré actualizando con este tema según lo vaya descubriendo.
  • Lulu: Lulu es la opción más conocida en general sobre este tipo de plataformas de publicación y una de las pioneras. Una de las mayores ventajas de Lulu es la posibilidad de poder publicar en Amazon bajo una serie de condiciones, también hay que tener en cuenta que si se entregan los libros en librerías estas se quedan un pico del precio final que habría que tener en cuenta. Como ventaja, os da la posibilidad de conseguir un ISBN gratis.

Como podéis ver, hoy en día se puede publicar un libro sin gastar nada, pero si se quiere ir en serio hay varias opciones interesantes de pago. Aún tengo que estudiar mejor las opciones y hacer pruebas para comprobar si vale la pena las molestias de hacer un libro en papel o mejor dejarlo como e-book.

Si alguien tiene algún consejo, comentario o duda respecto a esto que no dude en pegarme un toque.