Personajes incidentales: Black Sails

Los personajes incidentales suelen ser simples, existen para servir una función rápida y son rápidamente olvidados, por eso no hay mucha tendencia trabajar en ellos. Sin embargo, en Black Sails, una serie que hace muchas cosas bien y tenéis que ver porque os lo ordeno yo, uno de los elementos que más me llamó la atención en su narración es el trabajo con estos personajes del fondo, así que voy a usar esta serie como caso de estudio para mejorar.

personajes incidentales

En general, para los personajes incidentales no se hacen perfiles desarrollados, no hace falta tener un transfondo complejo para personajes terciarios, no es necesario saber el nombre de su madre, si prefiere sopa de pollo o de pescado y sus conflictos internos; no se van a tratar en la historia porque la historia ya está centrada en personajes principales y secundarios. A no ser que los queramos ascender, trabajar de forma extensa un personaje terciario es una pérdida de tiempo y energía.

Y sin embargo, donde creo que sí vale la pena esforzarse, y es un aspecto que Black Sail hace bien, es donde estos personajes añaden riqueza a la historia, y la serie lo hace de dos formas:

  1. Dando una definición clara e interesante del personaje.
  2. Haciendo que sus pequeñas historias acaben enredándose en la trama principal.

El primer punto trata en dar el personaje en nivel de detalle adecuado. Es decir, aunque su “ficha de personaje” no sea muy elaborada, posee el suficiente nivel de detalle como para ser un personaje sólido y creíble; detalle en el sentido de precisión, y, sobre todo, en el sentido de interés: si solo sabemos una Cosa del personaje, esa Cosa se nos tiene que quedar grabada en la cabeza.

Véase Muldoon, el pobre hombre al que John Silver da diarrea, creo que poca gente que haya visto la serie va a olvidarse fácil de sus primeras frases.

El segundo punto es más importante aún, estos pequeños detalles que la serie da a sus personajes incidentales resultan tener cierta importancia en el futuro, su historia, que apenas conocemos, termina hilvanándose en la trama principal. Es decir, como personajes de fondo apenas deberían tener una o dos escenas relevantes que influyen en el desarrollo de la trama principal, pero los escritores de Black Sails se han tomado la molestia y el trabajo de que esas escenas tengan sentido tanto para la historia, como para el personaje.

Un ejemplo interesante es el marinero que acompaña a Silver a Nassau en el primer capítulo, a simple vista, el chico no parece más que un mecanismo para poner en antecedentes a Silver (y a los espectadores) de quien manda en la isla, el marinero solo existe para ofrecer algunas explicaciones (y otras cosillas~)y, sin embargo, en un momento de la historia deja caer como que no quiere la cosa que una de las prostitutas es su churri y se llama Charlotte. No sabremos hasta la segunda temporada por qué es importante (sssh, ¡spolers!) y tampoco es un dato que llama la atención, por supuesto que un marinero pirata tiene una churri en el puerto, en apariencia no es más que un detalle para dar algo de humanidad al personaje.

La propia Charlotte es un personaje incidental, sus apariciones no son demasiado relevantes para la historia, aunque los escritores le dieron el detalle de ser la que diseñara una bandera pirata para el capitán Jack Rackham.

No sé si os suena. Es esta:

Pirate Flag of Jack Rackham.svg
De DesconocidoOpen Clip Art Library, CC0, Enlace

Me encantan estos detallitos.

Fuera de la trama principal, este tipo de detalles aporta color, interés y profundidad a la historia. Los personajes incidentales no solo existen para cumplir su función y luego desaparecer (en el fondo del mar, con cierta frecuencia en esta serie), existen para aportar más riqueza a todo el conjunto, la narración principal se desarrolla en el centro de otros cientos de miles de historias de otros cientos de miles de personajes, y los escritores de Black Sails se esforzaron, usando a los personajes en el fondo, para hacernos conscientes de esto.

Y voy a añadir otra técnica extra que usan, y es que los personajes incidentales están presentes en casi todas las escenas en la que deberían estar aunque solo sea como figurantes, así no se nos olvida su cara después de una docena de capítulos en los que ni siquiera tienen líneas (Joji, Rey de los Figurantes, no tiene líneas en toda la serie 😎 ), pero esta técnica es difícil de aplicar si no escribimos en un medio visual o donde es normal que haya docenas de personas reunidas de forma habitual (como en un barco), pero voy a tenerla en cuenta para estudiar cómo se podría aplicar cuando el medio y el tipo de historia no la facilitan.

Los personajes incidentales no están desarrollados al milímetro, y no hace falta, pero tienen una función y hay todo un arte en saberles dar el punto justo entre carisma y funcionalidad que hace que una historia se expanda más allá de los límites de la trama inmediata, nos amplía a un mundo donde no todo gira alrededor de uno o más protagonistas. Cuando quiero crear historias donde intento mostrar un mundo amplio, voy a empezar a prestar más atención a los personajes incidentales y cómo se enredan en la trama.

 

NaNoWriMo 2013: Personajes y Argumento

[Enlace para tener juntas todas las entradas sobre cómo preparar el NaNoWriMo.]

Cuarto: Personajes y Argumento

Antes que nada voy a dejar aquí este archivo en excel que hice hace ya un par de NaNos.

Contiene una especie de esquema de datos de la novela, incluido la cuenta de las palabras, con una gráfica, fichas de personajes, etc. Sirve bastante bien como hoja de consulta y referencia, me inspiré para hacerla en otra hoja que alguien subió a una página de LiveJournal hace años y que perdí, así que rehice otra para mí:

NANOWRIMO_FICHA

Si tenéis dudas sobre lo que representan las casillas preguntadme, ya que la hice pensando en mis propias historias, así que no todo sería aplicable. También podéis rehacerlo a vuestro gusto y compartirlo por ahí 🙂

Ahora bien, vamos a seguir con las dos partes más importantes de cualquier historia: los personajes y el argumento.

Personajes

Ya he escrito algunas entradas sobre personajes para al NaNoWriMo y construir personajes en general. Abreviando, de cara al NaNo probablemente más que tener personajes sólidos lo mejor es tener muchos personajes, primar la cantidad antes que la calidad, como Kubo Tite y GRR Martin saben no hay nada como meter un mogollón de personajes en una historia para alargarla a lo tonto.

Cada personaje necesita: Seguir leyendo “NaNoWriMo 2013: Personajes y Argumento”

Una guía para aprender a escribir personajes femeninos

Me he encontrado muy a menudo escritores (y hombres en general, también) que encuentran a los personajes femeninos ‹‹difíciles››.

En otras entradas he intentado hacer ‹‹Cómo escribir…›› sencillos para diferentes aspectos de la construcción de una historia, pero creo que para este problema no hay respuestas fáciles, ya que es un asunto que va más allá de la simple habilidad literaria, es un síntoma del desequilibrio social y no hay respuestas fáciles para estos problemas.

Es el desequilibrio conocido como patriarcado.

Sí, esta es otra entrada donde me va a salir la vena feminista por todas partes. Sin embargo, si queréis ser un poco de mejores personas en general, y de buenos escritores en particular, igual os conviene seguir leyendo.

No es culpa de los personajes femeninos (ni de las mujeres)

Volved a mi primer párrafo, observad cómo escribo ‹‹personajes femeninos difíciles››, porque es una expresión que he visto ser usada mucho. También oiréis o, incluso, habréis dicho frases como ‹‹las mujeres son raras›› o ‹‹las mujeres son un misterio››.

Chorradas.

Ese tipo de expresiones son un problema porque implica que los personajes femeninos (y las mujeres) son las culpables de los fracasos de los escritores (hombres). Si un escritor varón hace personajes femeninos de mierda, la excusa es: ‹‹los personajes femeninos son difíciles››, no ‹‹es un escritor torpe y chapucero››. Seguir leyendo “Una guía para aprender a escribir personajes femeninos”

Personajes, marcadores y su problemática.

Un marcador es elemento visible (también pueden aparecer dentro de las historias puramente escritas, pero me voy a centrar en esta entrada en los dibujos), que ayuda a definir la identidad de un personaje. Es una herramienta que hay que usar con cuidado, sin embargo,  la mayoría de los que dibujamos/escribimos la usamos continuamente, las vemos ser usadas, pero rara vez nos paramos a pensar seriamente lo que representan; solo leemos su significado sin pararnos a pensar en sus connotaciones.

¿Queréis un ejemplo?

Me apuesto un brazo a que la mayoría de vosotros a ver las imágenes pensáis que el monigote de la izquierda es un hombre, y el de la derecha, por la mera aparición del lazo, es una mujer.

El lazo es un marcador. Define el monigote como femenino.

Ahora es donde vienen las preguntas difíciles: ¿por qué asumimos que el monigote sin marcador alguno es un hombre?, es más, ¿a qué también muchos asumirán que es un hombre entre los 25-55 años, blanco, occidental y de clase media? Todos esos datos se asumen habitualmente de un monigote sin marcador alguno.

Si un dibujante quisiera hablar de la pobreza, probablemente se vería obligado a ponerle algunos marcadores al personaje (barba chivo, ropa rota…), para señalar que es pobre; si quisiera hacerle asiático, probablemente le pondría unas rayas a modo de ojos, porque en occidente esos “ojos rasgados” son el marcador por defecto para asiáticos (eso si no quiere ir en una ruta aún más profunda de racismo y  añadir un sombrero cónico y una trenza).

¿Por qué son necesarios estos marcadores?

Porque, en nuestra sociedad occidental, el ser humano por defecto es: hombre, blanco, de ascendencia europea, moderadamente joven,  de clase media…

Y todos los demás somos alteraciones de ese “ser humano base”. Una subespecie.

Este es algo que encuentro muy problemático en muchos sentidos, ya que la muchos de los marcadores que se usan no solo son poco realistas (¿cuántas mujeres conocéis que lleven habitualmente lacitos?), a menudo, son directamente racistas, sexistas, clasistas, etc.

Voy a poner un ejemplo sobre lo turbio que es el mundo de estos marcadores con un conflicto ocurrido a raíz de la adaptación a imagen real de la serie Avatar (no, el de los pitufos anabolizados, no, dejaremos el racismo de ese para otro día). Cuando se eligieron los actores, ocurrió que todos los papeles principales eran blancos (tras varios “búuuh”, por parte de los fans, uno de ellos se cayó y fue sustituido por el pobre Dev Patel, que se hubiera merecido algo mejor).

Se dieron muchas excusas para que gente blanca europea hiciera el papel de personajes en un mundo asiático-nativo americano, con nombres, leyendas y tradiciones inspiradas en esas culturas y, algunos, con marcadores bastante claros de NO ser blancos como piel morena y narices ligeramente anchas. Ninguna de esas excusas eran válidas, y son aún más absurdas si uno entiende cómo funcionan los marcadores.

Como he dicho arriba, en occidente la gente asiática suele tener, uniformemente, ojos rasgados para definirlos como tales. Sin embargo, en el estilo manga/anime del que la serie Avatar original se inspira, los “ojos grandes y redondos” no implican “ser occidental”, implican “persona joven”, que es lo que eran los personajes principales de la serie, con edades entre los 12 y 17 años.

Existe una larga y triste historia de gente occidental diciendo grandes estupideces al mal interpretar trabajos de otras culturas porque asumen que sus marcadores  son marcadores universales para todo el mundo.

Así que, cuando nos enfrentamos al problema de los marcadores podemos intentar evitar connotaciones que no queremos sencillamente eliminando los marcadores, pero esto nos lleva a un nuevo problema: el de la invisibilidad. Si dibujo una historia muda con un personaje femenino, sin ningún marcador obvio que sea femenino, la mayoría de la gente que lo lea va a asumir que es un hombre, y la presencia femenina de la historia desaparecerá porque la gente no la verá. La gente va a creer que está leyendo la historia de un hombre, y no de una mujer; básicamente, las mujeres no existen en las historias si no las “marcamos” claramente como tales.

De phdcomics.com

Y si la representación de minorías en la sociedad, aún usando marcadores obvios (mirar de nuevo el drama sobre Avatar arriba) ya es mala, ¿cómo lo será si encima no usamos los marcadores?

La solución no es fácil y yo no la tengo, mi filosofía personal al respecto es educarme, reconocer la existencia de estos marcadores y aprender a usarlos con prudencia: evitando los tópicos (con especial atención a aquellos que se han usado y abusado para discriminar e insultar a las minorías) y aprendiendo cómo les gusta a estas minorías verse identificadas, y no imponiéndoles nuestras propias teorías sobre cómo deberían reconocerse. Con el tiempo, espero que no solo nos eduquemos a nosotros sobre cómo estos marcadores están entrelazados en todos los aspectos de prejuicios y discriminación que domina la sociedad, también las personas que vean nuestro trabajo aprendan poco a poco un nuevo lenguaje de símbolos un poco menos problemático.

 

NaNoWriMo 2011: Fichas de personajes

Para ganar el NaNoWriMo, crear personajes como un niño come caramelos es la forma más fácil de rellenar páginas y paginas y paginas, cada personaje tiene una descripción, una historia, un objetivo, un desenlace, etc. Se pueden hacer grandes épicas en base a un solo personaje. El problema es, que hay que crearlos, pero con una buena idea de los personajes que queremos y cómo los queremos en base a nuestra historia, no debería ser tan difícil, ¿verdad?

Fichas de personaje

En una entrada anterior ya hable de cómo crear personajes y un truco de mi propia cosecha para darles mas profundidad que el que ofrecen las típicas Fichas de Personaje, planteándonos el mismo en tres capas como mínimo.

Vale, para el NaNo olvidad la mitad de cosas que dije entonces. Haced una ficha para vuestros personajes, cuantos más datos absurdos mejor, cada pequeño detalle de su vida no nos da necesariamente una visión más profunda del mismo, pero es un relleno más que aceptable en el NaNo.

Os ofrezco un ejemplo de ficha de personaje:

Información general:

Nombre:       Apodo:

Edad:     Sexo/Género:  Raza/Etnicidad:

Nacionalidad:

Objetivos (en la historia):       Papel(su función básica en la historia):

Transfondo:

Estudios:   Familia:

Trabajos/Oficios:   Amigos:

Residencia:   Aficiones:

Habilidades:   Orígenes:

Físico:

Pelo:   Ojos:

Piel:   Constitución:

Altura:   Voz/Acentos:

Rasgos característicos:   Enfermedades/Trastornos:

Psíquico:

Personalidad aparente:   Personalidad oculta:

Carácter:   Vicios/Manías:

Fortalezas:   Moral:

Rasgos característicos:   Enfermedades/Trastornos:

Relleno:

(Bueno, puede que algunos de estos datos no sean relleno si no parte importante de su carácter/la trama)

Estilo de ropa más habitual, comida favorita, ¿fuma/bebe?, primera pareja (si tuvo) ¿quién fue y por qué lo dejaron?, color favorito, de qué lado de la cama se levanta, qué hace antes de acostarse, zurdo/diestro, joyas/maquillaje/tatuajes, qué coche tiene, a quién quería parecerse cuando era peque, qué canciones escucha cuando se enfada o está triste, etc. Podéis poner lo que se os ocurra.

Rellenar la ficha

Obviamente, una vez tenemos la ficha, lo que nos toca hacer es rellenarla. ¿Como? Bueno,  si no tenéis una idea básica para los personajes que queréis, podéis usar cualquier método ya discutido en la primera entrada sobre las ideas. En caso de emergencias creo que lo mejor es coger un generador aleatorio (o papeles dentro de un bol) e ir rellenando los huecos según las cosas que salgan, acabaréis antes y, con la búsqueda al azar, puede que hasta encontréis ideas nuevas que no os habíais planteado.

Crear un elenco de personajes

Podéis plantearos una plantilla mínima de personajes para empezar:

  1. Protagonista
  2. Aliado del protagonista
  3. Antagonista
  4. Aliado del antagonista
  5. Fuente de información que ayuda al protagonista
  6. Fuente de desinformación que confunde al protagonista
  7. Comodín (este personaje puede encuadrarse en cualquier papel, puede hacer cualquier cosa que el autor quiera que haga, a menudo sirve para crear intriga con el lector porque nadie sabe si es de los buenos, de los malos, asuntos propios o pasaba por allí).

Esos son ya siete (7) personajes, así, de la nada, cada uno con su historia, sus rarezas, sus objetivos y sus páginas llenas de deliciosas letras para ganar el concurso. Podéis crear varios protagonistas (aunque en condiciones normales se considera que manejar muchos personajes principales es difícil, esto es NaNoWriMo, ¡intentadlo!), muchos aliados del antagonista principal, varios secundarios cotillas o bocazas que hablen mucho, un par de comodines por ahí para crear suspense…

 

A la hora de escribir vuestra novela para el NaNo, podéis empezar con los personajes o con la historia, haced una ficha rápida, con lo primero que se os pase por la cabeza, o un guión básico para la historia, cuando lo tengáis os daréis cuenta de cómo tanto los personajes como el argumento empezarán a moverse como con vida propia, solo necesitan una ayudita de vez en cuando para coger carrerilla. No os preocupéis por la coherencia, no os preocupéis por los agujeros en la trama, eso es para la edición en diciembre. En noviembre, solo existe el escribir.

Construir personajes de ficción

Ya ha hablado antes sobre cómo crear personajes interesantes en una novela (sí, sigue siendo de la misma serie de entradas sobre cómo escribir novelas, es que no me apetece poner el título, que es muy largo, se puede serguir por las etiquetas).

He leído varias páginas con recursos sobre lo que es la mecánica de construir un personaje desde cero, y hay una técnica que se repite mucho: la ficha del personaje; con todos los datos que se nos ocurran: nombre, descripción física, transfondo, relaciones, intereses, valores, virtudes, defectos, características particulares, etc.

La idea de hacer un personaje muy detallado es que hace que sea más humano y, por tanto, más creíble y, por tanto, más fácil de empatizar y, por tanto, más fácil de hacer que los lectores se queden pegados a las páginas del libro. Por eso hay quien recomienda incluir cosas como su color favorito, su música preferida, en qué le gusta pasar las aburridas mañanas de domingo y un montón de datos diversos más que ni siquiera van a aparecer en la historia.

Seguir leyendo “Construir personajes de ficción”

Cómo escribir novelas sin dinero: Los malos

Está entrada va a ser sólo una pequeña reflexión inspirada en una historia que he estado leyendo antes.

Cuando hablaba de construir personajes literarios mencioné a las Mary Sues y lo importante que es que nuestros personajes tengan defectos, y no hablé mucho del caso contrario: un personaje que es todo defectos.

Normalmente estos personajes encajan con esa idea de malos malosos de la Disney, que son malos porque sí y más simples que el diseño de un Chupa-Chups. Así que como para hacer personajes “buenos” (o, al menos, interesantes y creíbles), es importante que tengan defectos; al contrario, para hacer personajes malos, es importante que estos tengan alguna cualidad, ¿no es así?

Lo he estado pensando y me he dado cuenta que hasta cierto punto es cierto, pero me acordé de que una vez alguien criticó al malo de El Laberinto del Minotauro porque era demasiado malo y, por tanto, no creíble.

Me resultó un tanto absurdo, ya que es un personaje bastante interesante y bien hecho, hay gente así de monstruosa por el mundo, así que ¿se pueden hacer personajes irremediablemente malvados y repugnantes y aún así conseguir que sean interesantes? y, si es posible, ¿se puede hacer lo mismo con los “buenos”?

¿Cómo?

Yo tengo una pequeña idea, no es una idea de aplicación directa o que intente resolver completamente toda esta cuestión, pero creo que es importante a la hora de construir personajes que estos sean débiles. La debilidad los hace humanos, y hacerlos humanos los hace creíbles, cercanos e interesantes.

No me refiero a debilidad sólo física, o a que continuamente se muestren así, el malo del Laberinto no era débil en absoluto, su personaje precisamente se basa en ser como un trozo de granito, al menos a simple vista, pero en su forma de tratarlo se nos muestra (o, más bien, se nos insinúa) cierto transfondo respecto a la historia de él con su padre, cierto temor a los maquis, en una escena hacia al final aparece cortándose mientras se afeita, etc. Esto le da cierta debilidad, ciertas muescas en la coraza.

Otro ejemplo, después de ver la película de V de Vendetta estuve escuchando a un friki (lol frikiz, inrite?) quejándose de lo horrible que era en comparación al cómic. A mí, personalmente, hubo muchas aspectos de la película que me gustaron más que el cómic. Uno de ellos fue precisamente que hicieron humano a V. En el cómic V está endiosado como woa, probablemente es un punto del libro que V sea ~una idea~, está bien, es un recurso aceptable, pero yo personalmente no leo cómics de ficción sólo para leer ideas, yo quiero personajes.

En la película hay una escena en la que V le está poniendo comida a Eve, ésta comenta algo sobre sus manos y V corre a tapárselas de nuevo. Zing. ¿Lo habéis visto? Ahí está. En una escena de segundos V ha pasado de ser una idea a ser humano. Dentro del disfraz hay un humano herido, posiblemente desfigurado y débil, en el fondo. Para mí, el V de la película le da mil patadas el V del cómic, es millones de veces más interesante, quiero saber qué paso con él. El V del cómic me la repatea y es Eve la que tira del interés de prácticamente toda la historia (claro, es “débil”).

¿Qué opináis?, ¿se me va la pinza?, ¿se os ocurre otras formas de dar interés a un personaje?, ¿creéis que mi interpretación de V es absolutamente errónea y no he entendido nada de lo que el Gran Moore quería decir?, ¿alguien sabe cómo hacer que el pesado de mi perro le deje de ladrar al viento?

Off-topic: Nunca he querido poner publicidad en la web, pero estoy tan apurada que lo estoy pensando, aunque dudo que consiga nada, pero si en un año me da para pagar la mitad de lo que me cuesta el dominio me doy con un canto en los dientes, ¿qué os parece?