Preparando el NaNoWriMo 2013

Ya he hecho entradas sobre este blog sobre cómo superar con éxito el NaNoWriMo, pero no he mencionado cómo prepararlo más que de pasada y, como mencioné en una entrada anterior, este año intentaré prepararlo con tiempo y compartir parte del proceso, porque creo que así es más divertido y puede que más gente se anime a participar y sufrir conmigo :D.

Primero: algunos asuntos materiales

No pasa nada si ya tenéis una idea sobre vuestra novela (o cualquier otro trabajo no-novelesco si sois unos rebeldes), pero voy a empezar en estas entradas bajo el supuesto de que no y, bajo el supuesto de que no, creo que lo más importante que hace falta ahora es algo donde tomar notas de vuestras brillantes ideas.

Yo suelo usar esto para la muchos de mis trabajos:

Básicamente son folios blancos doblados y unidos con hilo, en este caso lana fina.

¿Cutre? Sí, mucho. La razón es que, sencillamente, cuando me vengan ideas a la cabeza puedo apuntarlas en cualquier papel que tenga a mano, hacerle un par de agujeros y juntarlo con sus hermanos. También ocupa menos espacio que una carpeta con anillas, por si quiero llevarlo dentro de un libro, o similar, y tomar notas en el tren, trabajo, sobre una rodilla… Además, soy rácana y así reciclo.

De vez en cuando, también da por ser un poco menos cutre y me gasto dinero en cosas, como esta libretita tan cuca:

Esta en concreto es de moleskine, aún no he decido si la voy a usar para el NaNo de este año o para otra cosa.

Con este tipo de cuadernos dedicados en exclusiva a una historia, tengo todas mis ideas juntas y es muy útil para ir consultando y corrigiendo diferentes aspectos de la misma, sin tener que andar buscando en una libreta genérica, ni que abulten mucho. Puedo hacer fichas de personaje, un esquema de la trama, recoger frases que suenen interesantes antes de que se me olviden (y así no acabo escribiendo: ‹‹y entonces Perica cogió el cacahuete del suelo y pensó algo muy profundo, porque es un cacahuete, que representa la infancia, o los elefantes de colores, o algo››, que es lo que acabo haciendo cuando llevo cinco horas delante de la pantalla y he perdido la inspiración ), etc. Me gusta también que las hojas sean lisas para poder garabatear diseños y hacer esquemas.

Por supuesto, no estoy animando a nadie a que use exactamente los mismos formatos que yo, cada cual debería estudiar con qué método se siente más a gusto a la hora de tomar notas de la que será vuestra épica novela (o no-novela para los rebeldes) de cara al NaNoWriMo.

Las claves a la hora de elegir vuestro medio deberían ser:

  • No debería costar trabajo apuntar una idea en cuanto se os aparezca. Es decir, si decidís apuntar vuestros conceptos en un documento .txt, pero la mayor parte del tiempo lo pasáis lejos de un ordenador os va a costar llevar las notas al día.
  • Que no se pierdan las ideas. Mientras planeaba Las Montañas de Sangre desapareció uno de los poemas que había escrito, lo escribí en un sobre de correos mientras veía un reality y no sé qué hice con él después (no es que la historia tenga demasiados poemas, así que tampoco lo echo mucho de menos, pero mira que si llega a ser una frase de gran calidad narrativa y riqueza descriptiva, lagrimones).

La idea de empezar a escribir ya, aunque solo sean apuntes dispersos de vuestra novela (o no-novela) es ir trabajando en el NaNo desde el primer segundo. Hay mucha gente que consigue ganar el NaNo con absolutamente nada pensado de antemano a noviembre, pero, en mi experiencia y en lo que observo en la mayoría de la gente, tener una historia que nos interese bien planificada antes de empezar es uno de los métodos más seguros de lograr el triunfo. Y el mejor método de tener esa historia es ir tomando notas de todas las ideas que se nos vayan ocurriendo desde el principio.

¡Deja un comentario!