NaNoWriMo 2011: Buscando ideas

Puede que algunas personas que vayan a enfrentarse al NaNoWriMo este año crean que no necesitan buscar ideas o argumentos para su novela: ya saben sobre lo que van a escribir, conocen personalmente a los personajes y puede que hasta tengan preparado en detalle todo el argumento.

Y yo les digo…

¡Ja!

No hay nada más divertido (siendo muy sarcásticos aquí), que creer que tienes toda tu historia bien planificada y, de repente, cuando estás a medio camino descubres que hay un boquete en tu argumentación, o que no sabes cómo pasar de la escena G a la escena H, y te quedas mirando dos horas la pantalla con cara de idiota preguntándote cómo solucionar el pifostio*.

El problema es, en el NaNoWriMo no tienes dos horas. Tienes que escribir. 50.000 palabras. EN UN MES.

Para agilizar el proceso, y para haya aún quien no tenga ni idea sobre qué escribir, vamos a buscar ideas:

1º Ideas de lata:

Piratas, ninjas y zombies. Es parte de la sabiduría popular de los nanoitas (me lo acabo de inventar) que meter cualquiera de esos tres colectivos puede ayudar a empezar, o tirar, de una historia.

  • ¿Un romance victoriano al que le falta chicha? Zombies.
  • ¿Un análisis metafórico sobre la raíz del bien y el mal que necesita una mirada más certera al abismo de la fragilidad humana? Zombies.
  • ¿La heroína está atrapada en un zulo y no sabes cómo sacarla? Zombies.
  • ¿No tienes nada para empezar la historia? Estás mirando el feisbu y, de repente, zombies.

2º Buscar inspiración en los lugares más insospechados, los sopechados también sirven, solo busca:

En una entrevista, la mangaka Rumiko Takahashi dijo que sacaba inspiración para sus historias de lo que leía ese día en el periódico (también tiene fama de ser una autora que planifica de poco a nada).

Ideas pueden salir de cualquier sitio, solo hay que entrenar nuestra mente para buscarlas. Mirad los objetos que haya encima de vuestra mesa, ¿de dónde vienen?, ¿cuáles son sus historias?, ¿es el ordenador un invento alienígena que IBM lleva años ocultando? Detalles de vuestra vida, detalles de la vida de otros, ¿cómo sería todo si fueseis de otro sexo o género?, ¿si vivieseis en otro planeta?, ¿en otra época? Recordad vuestro desayuno, imaginad un mundo sin café, el horror…

Incrustad el chip escritor en vuestro cerebro, transformad cualquier objeto o circunstancia en una novela en potencia.

3º Buscar inspiración en otras obras:

Nadie dijo que el NaNoWriMo tuviera que ser absolutamente original (mientras lo que escribáis sea vuestro, claro), podéis escribir fanfics si os apetece.

Para hacerlo más legal, en vez de obras con copirrais podéis inspiraros en novelas sin derechos de autor, cuentos populares, etc.

Podéis hacer una historia donde torturéis al personaje aquel de aquella novela que te obligaron a leer en el instituto y que le tienes una tirria horrible, o coger vuestro cuento favorito de niños e imaginad cómo sería en el mundo contemporáneo, o en un mundo futurista.

También podéis meter auto-insertos como casas, no importa (solo que… no se lo enseñéis a nadie, por eso de ahorraros la vergüenza y tal).

Canciones y poemas también pueden contener pequeñas historias que podéis intentar desarrollar en largas novelas.

4º Ideas clave:

La idea fundamental a partir de la cual podéis desarrollar toda la historia puede ser algo simple y de diversos orígenes. Solo necesitáis esa semilla y, con un poco de mimo y riego de café, puede crecer hasta una larga narración de más de 50.000 palabras:

  • Mezclad géneros, imaginad que puede salir de aquí: comedia futurista, fantasía costumbrista, erótica prehistórica (puede que Jean M. Auel tenga los derechos de esto), melodrama de ciencia ficción, etc.
  • Un personaje en concreto. Escribid diferentes rasgos en papelitos, metedlos en un bol, agitadlos y sacad tres o cuatro al azar: este es vuestro protagonista. Inventaos su historia.
  • Partid de un supuesto: ¿y si los burros volasen?, ¿y si los humanos vendrían de otro planeta?, ¿y si mi perro supiera hablar?, ¿y si fueras el clon de alguien?, ¿y si el escritorio de clase se convirtiera en una máquina voladora que me trajera y llevara a casa? (este es mío, de cuando me hacían esperar a final de clase la hora de salir con todo guardado y la silla encima de la mesa, me imaginaba que las patas de la silla eran el volante de la máquina voladora. Buenos tiempos.)

Tener una idea clave puede servir para hacer toda una historia, pero también para desatascar los momentos de incertidumbre. ¿No sabéis cómo llegar al final?; ¿y si el prota es en realidad un robot espía de una inteligencia enemiga y no lo sabe?, ¿y si es todo un sueño de Resines?

5º Azar:

Para el reto de 24 horas 24 páginas saqué cartas del tarot al azar para elegir de qué iba a tratar la historia y uno de los personajes.

Podéis buscar maneras de sacar ideas al hacer y luego pensar cómo darles coherencia. Hay ejercicios de escritura con ideas de base e, incluso, generadores aleatorios de argumentos para los muy vagos (que sepan inglés, al menos, no he encontrado páginas en castellano).

6º El Cuaderno de Notas:

Último pero no menos importante. Usad un cuaderno (o un google docs, lo que os sea más cómodo), para apuntar todas las ideas que se os ocurran, cuanto antes mejor, aunque no tengáis intención de poneos a escribir en ese momento en concreto, o en un año, son notas de las que podéis tirar cuando os hagan realmente falta. Aprovechad los momentos en los que las ideas vienen a vosotros, en vez de ir vosotros a por ellas, y guardarlas bien, pueden ser preciosas.

 

No tengáis miedo a escribir algo más estúpido que inteligente, es el NaNoWriMo, no tenéis mejor oportunidad que esta de escribir realmente lo que os de la gana, escribid por placer, y no porque lo queráis presentar a un concurso o una editorial. Si al final resulta que esa idea estúpida no era tan mala, es algo que ya habéis ganado, y si lo es… bueno, para eso están las correcciones más adelante, pero os habréis divertido primero.

 

*Pifostio no aparece en el diccionario de la RAE. Considero esto un atropello y un despropósito.

¡Deja un comentario!