Mapas de fantasía: mares polares

Como mencioné en una entrada anterior, en esta nueva entrada práctica para aprender a hacer mapas de fantasía, voy a hacer un mapa en una zona marina. Va a ser una entrada “doble”, porque en entradas anteriores he hecho los planos de colorines, en esta, además, voy a hacerla en blanco y negro, que es como se imprimen la mayoría de libros de ficción, para que veáis algunas diferencias en la representación.

Vamos allá.

He aquí el concepto básico de historia que vamos a usar para desarrollar este de mapa:

El hermano de Lau vino un día hablando de cómo había encontrado un ser entre las aguas cerca de los hielos del este que le había entregado un misterioso cristal. Al día siguiente zarpó del nuevo al mar para no volver. Pocos años después, Lau, que había quedado completamente huérfana, decidió embarcarse para buscar a su hermano, convencida que aún seguía vivo, usando el mismo cristal que le había dado para intentar dar con su paradero.

 

Planteamiento inicial

En la entrada anterior hice un repaso básico de cómo nos podemos orientar en general cuando no hay referencias a la vista y planteé cómo podría afectar un sistema diferente al nuestro en un historia, en este caso, la protagonista va a usar un cristal mágico para orientarse (la magnetita puede considerarse cristal mágico también, emho), todo el mundo se orienta con cristales que se iluminan al acercarse a ciertos puntos, pero el de la protagonista es un lugar diferente.

Quiero que la historia se desarrolle en un lugar como los polos, gran parte de la misma ocurre navegando en el mar y a una escala relativamente grande, así que lo principal de las islas sería su forma, no es necesario entrar en detalle, en este caso este mapa va a seguir el estilo de mapa del tesoro. 

Esbozo

En el primer esbozo vamos a delinear las diferentes áreas. Por un lado los grandes hielos, las islas habitadas, las islas donde solo navegan monstruos y los caladeros donde suelen pescar los habitantes de las islas.

Un plano donde solo hay agua y unos manchones de islas puede quedar triste, así que por eso he añadido potenciales peligros, que pueden dar interés a nuestra historia, rellenan los blancos del mapa y sirven de ayuda para orientarnos, como lectores:

Representación

Voy a empezar con la representación en color. En color es más simple porque se puede asociar rápidamente el azul al mar, el blanco al hielo y el verde a la tierra (también podría ponerse marrón). En caso de duda, si hacéis un mapa muy complejo, podéis crear una leyenda para aclarar lo que quiere decir cada cosa, pero al crear una historia, cuanto más obvios a simple vista sean los elementos, mejor.

Así, con la referencia anterior, representamos las formas básicas:

Señalar que, por ejemplo, un caladero no es una forma definida, como son los bordes de una isla o de un iceberg, así que he elegido representarlo en forma de bancos de peces.

Los símbolos representan el punto que hace reaccionar a los cristales, los más habituales son, por razones obvias, el verde y el azul, donde pescan y donde viven los habitantes de las islas, pero nuestra protagonista Lau tiene un cristal que igual le lleva al mar de los monstruos, o la misteriosa región de los icebergs…

El código de color que he elegido se basa un poco en que sea fácil hacer algunas asociaciones, azul=peces, pesca, “bueno”, rojo=monstruos, peligro, “malo”. También los he coloreado de forma algo más chillona que los otros elementos del mapa, para que, a ojos de quien lea, sean rápidos de localizar. No es necesario seguir esta lógica, igual os interesan más colores que ofrezcan contrastes o que sigan alguna otra idea, pero suele quedar más vistoso, o más práctico, que siga algún tipo de lógica coherente con la historia, que elegirlos al azar.

  • Ahora bien, ¿qué pasaría en blanco y negro?

En color pintamos grandes masas de diferentes tonos, en blanco y negro nuestra herramienta principal será la línea, así que, usando exactamente la misma referencia del principio, delineamos los bordes de los principales elementos que queremos que aparezcan en el mapa:

El problema más obvio es que ya no tenemos el azul del mar para decirnos “esto es agua” (la imagen tiene un fondo azul porque creo que queda más mono al subirlo al blog), sin embargo, existen algunos convencionalismos, símbolos que la mayoría de personas reconoce, que nos ayudan a interpretar que una superficie es agua. El símbolo más habitual son una olitas, también he añadido líneas bordeando las costas. He usado dos convencionalismos habituales, pero podéis usar solo uno, o cualquier otro que os parezca:

Si tenéis dudas, buscad mapas, tanto antiguos y modernos y observad cómo se representan los elementos (¡os dejo mi carpeta en pinterest!, por si os interesa). Dependiendo de la cartografía específica del mapa, hay símbolos que vienen definidos de antemano por normativa, o dependiendo del instituto/colegio que los desarrolle. Estos símbolos específicos a veces no son muy convencionales, así que no todo el mundo los va a entender sin una leyenda y, como digo arriba, a no ser que un mapa muy complejo lo haga necesario, buscad alternativas a la misma.

Otra técnica que he usado para ayudar a la interpretación del mapa es el grosor y la cantidad de líneas:

No puedo usar colores fuertes en los símbolos, como hice en el mapa a color, así que he usado algunas líneas gruesas para que los símbolos sean más fáciles de ver. Además los símbolos tienen formas peculiares, que también ayuda a su identificación. También he representado con mayor grosor los bordes de las costas y de menor, lo que sería el agua.

Las olas en sí, la menor o mayor abundancia de ellas puede indicar varias cosas, como que es un área del mar con mucho movimiento (como es el caladero), o abandonada y calma; también puede representar la profundidad de las aguas, o algo sobre su meteorología…

Y si quedan dudas, les ponemos nombre a los elementos de acuerdo con nuestra historia:

~*~

Repasándolo ahora, creo que igual hubieran quedado mejor con un tipo de letra más pequeño y quizá de otro estilo, la letra grande ayuda a una identificación rápida, pero se nos puede comer algunos detalles del mapa. Esta es otra elección que nos toca evaluar y considerar que puede depender del mapa que estemos haciendo y con qué objetivo.

Para la próxima entada estoy considerando un subterráneo… y en formato vertical, voy a intentar hacer algo diferente a ver qué os parece. Si tenéis alguna duda o alguna otra cuestión que no he cubierto aún, no dudéis en dejar un comentario por aquí o por mi tuiter 😀

¡Deja un comentario!