Hacer mapas para mundos imaginarios: escala

Quería hacer alguna entrada sobre cómo hacer mapas para novelas de fantasía (o de rol si sois de esos~), pero empecé a escribir y se me fue de las manos, así que voy a hacer entradas más pequeñas (lol) y dedicarlas a un solo punto cada vez. Hacer planos/mapas es otro de esos asuntos sobre las que tengo algunos estudios de los güenos y, paradójicamente, no suelo hacer, aunque sé de muchos fans de la fantasía y el rol cuya una de sus aficiones favoritas es precisamente crear mapas, cosas de cuchillos de palo en casas de herreros, supongo 😀

Así que la entrada de hoy va sobre la escala.

Qué es la escala

La escala es un elemento que nos traduce las distancias que aparecen sobre la hoja de papel de nuestro plano en distancias en un espacio real. Habitualmente se da en unidades de medida como metros, kilómetros, millas… o los equivalentes fantásticos que os apetezcan; pero también pueden tener un componente de tiempo: días que tarda una persona de llegar de un punto a otro, por ejemplo.

Esto último es una escala bastante dinámica y útil que yo suelo usar mucho, ya que en una historia donde los personajes se mueven el espacio, qué medida hay de un punto a otro me dice menos, de cara a plantear la historia, que cuánto tardan en llegar.

Tamaño del mapa

Dependerá completamente de la historia que querréis hacer, especialmente si ya tenéis una idea de dónde se va a situar gran parte de la acción. Si ocurre casi todo en una ciudad con un plano de la ciudad vais sobrados, si es una gran épica en la que aparecen decenas de países necesitaréis una escala mayor. Tener esto en cuenta al principio es importante porque condiciona el tipo de escala, dónde se va a ver el mapa (son notas personales como referencia, para subir a la web, un libro de bolsillo…), el tipo de mapa representado (de detalle, genérico…), etc.

También sé que algunos empiezan directamente con el mapa antes de tener una historia clara, en este caso no hay mucho que pensar, solo ponerse a garabatear en el papel y ver lo que sale, lo que es un fantástico ejercicio de creatividad.

Representación

En cuestiones de fantasía, como una gran parte está inspirada en mapas antiguos (o en la inspiración de la inspiración de mapas antiguos), muchos no solo no tenían escala si no que de existir eran más bien como una sugerencia, de hecho, representar los elementos del plano más importantes de mayor tamaño y los menos de menor ( o hacerlos desaparecer) sin atender a nada parecido a escalas, o lógica espacial en absoluto, era una convención muy habitual. En principio no es obligatorio representarla si hacéis un mapa de este estilo, pero si estáis usando el mapa como referencia personal en el desarrollo de una novela/juego, igual os conviene tomar nota de ello en alguna parte para tenerlo en cuenta y que el desarrollo sea aun poco más sólido y realista. Las representaciones más habituales son:

  • Numérica: es bastante técnica y no sé si queda del todo bien en una obra de fantasía medieval, por ejemplo, pero igual sí en una de steampunk. Suelen ser tipo: 1:50000 (donde 1 cm dibujo son 50000 cm en la realidad), ó 1/200000 (donde 1 mm en el dibujo son 200000 mm en la realidad).
  • Gráfica: suelen ser como las barras de abajo, a veces también se dibujan reglas como las de andar por casa. Pueden quedar bastante bien en muchos mapas, especialmente si os da por ser creativos con ellas. Parte de un concepto simple en el que la longitud de la barra representa determinada unidad de distancia, aunque pueden complicarse un poco más al gusto.escala_moderna escala_sXVII

Material

Para un primer esbozo, o si es solo material de referencia, o un ejercicio de creatividad; yo uso papel cuadriculado porque ya te viene con escala “por defecto”. Atendiendo al tamaño de mapa que hemos elegido arriba, le damos a cada lado del cuadrito una unidad de medida/tiempo (ventaja extra: los cuadrados nos servirán para calcular áreas con más facilidad, trazar direcciones, líneas de longitud/latitud, etc.).

Por ejemplo, como en Las Montañas de Sangre la mayoría de los personajes jinetes, en el mapa original decidí que cada cuadro representaba una media aproximada de cuánto era capaz de avanzar un jinete a paso normal en un día montando ocho horas en una superficie moderadamente plana (obviamente es difícil dar un número exacto ya que hay muchas cosas que pueden hacer variar esta distancia, como accidentes del terreno, horas de luz, las prisas del jinete, el estado del caballo, etc.; pero me pareció una aproximación más útil que darle una distancia y luego hacer cálculos para los días, que es con lo que trabajo de verdad en el desarrollo de la historia).

Recomiendo también, si vuestra intención con este mapa es pasarlo a limpio y que quede bonito, trazar las lineas de un color muy diferente a las hojas y las líneas de cuadricula, os ahorraréis problemas a la hora de calcarlo/escanearlo para eliminar las líneas, por eso es mejor no usar hojas que tengan las líneas negras, ya que el negro se superpone a casi todos los colores y materiales y son un dolor de muelas de distinguir del resto del mapa. Azul claro u ocre es lo mejor.

He puesto la escala como primera entrada a la hora de hacer un mapa porque incluye tener en cuenta conceptos básicos que más tarde podrían complicaros que  nuestro plano quede claro y resulte práctico (como que no se vean bien los elementos del mapa porque la hoja que habéis elegido es muy pequeña, o queden emborronados los unos con los otros). En caso de duda, empezad primero un mapa básico a gran escala, si creéis que la historia demanda más detalle, se puede hacer más tarde otro a una escala menor, y siempre tenéis el de escala mayor como referencia; da menos problemas que empezar uno a escala pequeña y daros cuenta luego que no encajan bien todos los elementos.

¡Deja un comentario!