Curiosidad del mes: tradiciones orales

Siguiendo con las curiosidades, voy a comentar algunas tradiciones orales. En muchas historias de fantasía con frecuencia aparecen como un recurso para pasar información sobre una leyenda que atañe al Elegido Único y Verdadero de Verdad de la Buena, o un adorno.

Curiosidad: tradiciones orales

En el mundo real las tradiciones orales son más complejas y curiosas, siguiendo sus propias normas y métodos. Con muchos puntos en común entra diferentes culturas, y con grandes direfencias también.

La intención de las tradiciones orales es transmitir conocimientos y que estos conocimientos se pasen a otra gente, o de generación en generación, por eso suelen contener técnicas mnemotecnias. Y es interesante conocerlas, sobre todo si vamos a incluir algunas en nuestras historias. Tolkien no puso un montón de trasfondo de su Tierra Media en verso solo porque quedaba bonito, usar versos, métricas y rimas ha sido en muchas culturas una de las mejores formas de memorizar datos. También una manera de asegurarte que los datos sean más o menos precisos, ya que las palabras adecuadas en cada verso tienen que seguir las normas de las medidas y la rima, cualquier otra palabra no sirve.

Otra manera de ayudar a la memoria es usando recursos lingüísticos como símiles y metáforas, que suelen ser muy particulares a las culturas y el momento que se crearon, así que con frecuencia sus significados se nos escapan, si no queda nadie de esa cultura o ese tiempo que nos lo explique. Suelen entenderse como simples detalles mitológicos.

Las historias en las tradiciones orales en sí pueden dividirse en dos grandes grupos:

  • Fábulas, donde se instruye una enseñanza, generalmente moral.
  • Historia, donde se intenta recordar sucesos antiguos de importancia.

Como ejemplos, los antiguos celtas fueron conocidos por usar solo la tradición oral a propósito, para compartir sus conocimientos, negándose a ponerlos por escrito (con pequeñas excepciones). Sin embargo, parece que estos conocimientos fueron bastante precisos. Por ejemplo: Tácito deja caer que los galos cisalpinos que se encontró en su época recordaban cuando Breno asaltó Roma, eso fue casi 300 años antes. 

Y aún más interesante, parece que los aborígenes australianos mantienen en sus tradiciones historias que se crearon miles de años antes, hablando de momentos donde varias líneas de costa eran diferentes, detalles que son difíciles de explicar cómo pudieron conocer de cualquier otra forma que no sea una traición oral ininterrumpida.

Las tradiciones orales han sido, y pueden ser, muy importantes, y son más complejas que el simple acto de contar una anécdota entretenida o una lección moral. Aprender los valores y las técnicas que llevan aparejadas puede ayudarnos a entender su valor real y a incluirlos de forma adecuada en nuestras propias historias.

 

¡Deja un comentario!