Cómo escribir novelas sin dinero: Los malos

Está entrada va a ser sólo una pequeña reflexión inspirada en una historia que he estado leyendo antes.

Cuando hablaba de construir personajes literarios mencioné a las Mary Sues y lo importante que es que nuestros personajes tengan defectos, y no hablé mucho del caso contrario: un personaje que es todo defectos.

Normalmente estos personajes encajan con esa idea de malos malosos de la Disney, que son malos porque sí y más simples que el diseño de un Chupa-Chups. Así que como para hacer personajes “buenos” (o, al menos, interesantes y creíbles), es importante que tengan defectos; al contrario, para hacer personajes malos, es importante que estos tengan alguna cualidad, ¿no es así?

Lo he estado pensando y me he dado cuenta que hasta cierto punto es cierto, pero me acordé de que una vez alguien criticó al malo de El Laberinto del Minotauro porque era demasiado malo y, por tanto, no creíble.

Me resultó un tanto absurdo, ya que es un personaje bastante interesante y bien hecho, hay gente así de monstruosa por el mundo, así que ¿se pueden hacer personajes irremediablemente malvados y repugnantes y aún así conseguir que sean interesantes? y, si es posible, ¿se puede hacer lo mismo con los “buenos”?

¿Cómo?

Yo tengo una pequeña idea, no es una idea de aplicación directa o que intente resolver completamente toda esta cuestión, pero creo que es importante a la hora de construir personajes que estos sean débiles. La debilidad los hace humanos, y hacerlos humanos los hace creíbles, cercanos e interesantes.

No me refiero a debilidad sólo física, o a que continuamente se muestren así, el malo del Laberinto no era débil en absoluto, su personaje precisamente se basa en ser como un trozo de granito, al menos a simple vista, pero en su forma de tratarlo se nos muestra (o, más bien, se nos insinúa) cierto transfondo respecto a la historia de él con su padre, cierto temor a los maquis, en una escena hacia al final aparece cortándose mientras se afeita, etc. Esto le da cierta debilidad, ciertas muescas en la coraza.

Otro ejemplo, después de ver la película de V de Vendetta estuve escuchando a un friki (lol frikiz, inrite?) quejándose de lo horrible que era en comparación al cómic. A mí, personalmente, hubo muchas aspectos de la película que me gustaron más que el cómic. Uno de ellos fue precisamente que hicieron humano a V. En el cómic V está endiosado como woa, probablemente es un punto del libro que V sea ~una idea~, está bien, es un recurso aceptable, pero yo personalmente no leo cómics de ficción sólo para leer ideas, yo quiero personajes.

En la película hay una escena en la que V le está poniendo comida a Eve, ésta comenta algo sobre sus manos y V corre a tapárselas de nuevo. Zing. ¿Lo habéis visto? Ahí está. En una escena de segundos V ha pasado de ser una idea a ser humano. Dentro del disfraz hay un humano herido, posiblemente desfigurado y débil, en el fondo. Para mí, el V de la película le da mil patadas el V del cómic, es millones de veces más interesante, quiero saber qué paso con él. El V del cómic me la repatea y es Eve la que tira del interés de prácticamente toda la historia (claro, es “débil”).

¿Qué opináis?, ¿se me va la pinza?, ¿se os ocurre otras formas de dar interés a un personaje?, ¿creéis que mi interpretación de V es absolutamente errónea y no he entendido nada de lo que el Gran Moore quería decir?, ¿alguien sabe cómo hacer que el pesado de mi perro le deje de ladrar al viento?

Off-topic: Nunca he querido poner publicidad en la web, pero estoy tan apurada que lo estoy pensando, aunque dudo que consiga nada, pero si en un año me da para pagar la mitad de lo que me cuesta el dominio me doy con un canto en los dientes, ¿qué os parece?

3 comentarios en “Cómo escribir novelas sin dinero: Los malos

  1. hola!
    Tengo un comentario acerca del malo.
    Cuando yo pienso en una historia o empiezo a escribirla lo hago pensando en el “héroe” o “heroína” por así decirlo no me gustaría que las personas que lo leen se queden enganchados en el malo, yo he crea al personaje principal y lo que quiero es que a las otras personas les interese tanto como a mi (bueno, a mi me gusta mas crear que difundir 🙂
    Precisamente mi problema es ese termino haciendo un villano súper interesante y ese no es mi fin por lo que me veo en la necesidad de quitarle muchas cosas
    Bueno, esa es mi apreciación
    Por otro lado una entrada muy buena, me has ayudado muchísimo con todas tus entradas!!!

    *me gusto la ultima pregunta 😀

    1. @kazumi, ¡gracias! 🙂
      Sobre el malo, solo puedo decir que en vez de quitarle cosas lo mejor sería añadírselas al bueno, los antagonistas a menudo resultan más interesantes porque se representan con defectos, pero poderosos (para que presenten un buen conflicto), lo que siempre da complejidad al personaje, mientras que los buenos pueden pecar de demasiado “buenos” y sencillos, lo que no atrae ni enriquece la historia.
      Siempre he creído que un antagonista fuerte y complejo es algo positivo, y si no quieres que le gane protagonismo a los héroes, tienes que concentrar tu esfuerzo en mejorar a los héroes, no en empeorar a los “malos”.

¡Deja un comentario!