Cómo escribir novelas sin dinero: El Estilo 1

Continuando con mi apasionante saga sobre desde El Argumento y Los Personajes.

De entre todos los factores que afectan a una buena narrativa de ficción probablemente el que más me preocupa es el estilo. De todos los demás me considero capaz de hacerlo bien o mejorar si trabajo y presto atención a lo que estoy haciendo. Pero, ¿cómo narices mejora una su estilo?

No me estoy refiriendo al estilo técnico de dónde pongo esta coma, por aquí debería haber un punto y aparte o qué guión se usa en los diálogos (raya, no tenía ni idea, i fail); o si es directo o indirecto.

Estoy hablando de la manera de ordenar ideas, escoger palabras, presentar acciones… básicamente todo lo que consiga llevar nuestra historia al lector en el vehículo más simple, bonito, emocionante y/o realista posible.

Algunos lo llaman “voz“, pero aunque está relacionado, y a menudo es lo mismo, yo uso “voz” para algo más concreto; por ejemplo, cada personaje creo que debería tener su “voz”, pero las “voces” siempre entran dentro del más amplio estilo del autor (¿igual podemos hablar de microvoz y macrovoz?).

He intentado crearme algunas guías al respecto, pero este es un punto que no sólo los blogs en inglés me fallan, porque, para empezar, están en inglés y las diferencias con el castellano hacen que reutilizar determinadas estrategias en un idioma no sirva en castellano; también porque no hay demasiada información, el estilo personal y la voz son un limbo que muchos intentan entender y que es casi imposible de enseñar. Esto es más o menos lo que he ido sacando a grandes rasgos:

Claridad

Lo más importante del estilo, tanto en ficción como en otros ámbitos de la escritura, es la claridad y la concisión. Ser capaces de hacernos comprender es primordial, si no empezamos por ahí, no vamos a ninguna parte.

No son pocos los autores que intentan hacer su escritura confusa a posta para “sorprender” o “darle una lección” en algo al lector. Como muchas otras normas, esto sólo funciona en un porcentaje minúsculo de escritores privilegiados, en el resto no resulta ni sorprendente, ni inteligente, ni original; sólo quedaremos como unos inútiles.

Para obtener una narrativa clara hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Comprender: si nos lanzamos a hablar sobre un asunto que nosotros mismos aún no tenemos claro, nuestro estilo se resentirá, sonará raro y forzado. Coged Google, leed un artículo sobre partículas sub atómicas e intentad explicárselo a alguien, a ver cómo sonáis (no vale si sois físicos). Si no entendemos lo que estamos escribiendo, no vamos a ninguna parte.
  • Orden: el orden depende de diversos factores, por ejemplo, en artículos periodísticos se pide que se coloque lo más importante de la noticia al principio y lo menos al final, esto no se emplea en ficción salvo en casos especiales. El orden está relacionado con la lógica, hay que entender como razona el lector e intentar seguir sus pensamientos de la forma más directa posible, si un personaje da una patada a un balón, no podemos escribir que el balón vuela por el aire cuando aún no hemos dicho que le ha dado una patada, no es lógico y confunde. Aunque parezca simple, aplicar la lógica a gran escala en una novela, con la cantidad de acciones, emociones y personajes que en ocasiones confluyen… es un dolor de muelas.
  • Organización: la organización puede tomarse como la técnica del orden. Del mismo modo que se ordenan las escenas/secuelas en el argumento, dentro de la propia escritura hay técnicas para mejorar el orden. Di con un libro de estilo muy majo en inglés que venía una interesante, pero no del todo útil en castellano, que tiene otras normas gramaticales diferentes respecto al orden de las palabras, lo cual altera bastante el empleo de algunos recursos. A grandes rasgos, para organizar lo que se va a escribir se “dibuja” un árbol con las ideas/palabras más importantes de cada párrafo/página/capítulo, bajo ellas se colocan las secundarias y bajo las secundarias otras… hasta hacer un árbol de ideas, con el árbol delante, se cambian, se añaden, se quitan o se transforman hasta que todo suene claro, lógico y ordenado.

Orden estético

Del mismo modo que el orden influye en la claridad, también puede influir en la estética. Un truco que aparece en el libro que menciono arriba, es, en el caso de tener una “lista” (una enumeración de posibles personas, acciones u objetos (cwidt?)), es mejor colocar la frase más larga al inicio y la más corta al final. Mejora la fluidez de la narración.

Por otro lado, cuando se trata de ficción, otros autores recomiendan no hacer listas en absoluto, y menos de asuntos como acciones o emociones (claves para traducir la ficción al lector), bajo el razonamiento de que las listas son aburridas y los lectores tienden a “pasarlas de largo” o darles una menor atención que al resto de la narración. Por lo que cada verbo y emoción merecen su propia oración y, si no, quizá no sean tan importantes y deberían ser eliminados.

En cuanto a importancia, el orden de los elementos en ficción suele tomarse como algo así (de mayor a menor): personajes (nombres, sustantivos, quién/qué hace las cosas), acciones (verbos activos, qué ocurre ahora), emociones (en verbos activos también), otros sustantivos, adjetivos, etc (lo más aburrido tengo entendido son verbos en pasivo y acciones en pasado, lo que suele ser el trasfondo básicamente).

He visto a algunos autores poner la acción como lo más importante.

También se puede aplicar un orden en función a lo que queremos transmitir, o de la cantidad de sílabas o, incluso, del sonido (como en la poesía, aunque estoy centrada en la prosa estudiar poesía probablemente ayude a mejorar este aspecto).

A partir de la relevancia de los elementos podemos construir un orden narrativo tanto claro, como estéticamente agradable y atrayente para el lector.

Así que tenemos para crear un estilo interesante claridad, orden y estética. Queda elegir qué palabras suenan mejor o peor, lo que yo llamo palabras potitas que es donde realmente suele salir a relucir la personalidad de los autores, pero lo dejo para otro día: Estilo 2 Narración florida vs. Prosa púrpura.

¡Deja un comentario!