Mapas de fantasía: Subterráneo

En el mapa de hoy vamos a adentrarnos en el inframundo y a hacer un mapa en vertical al mismo tiempo, porque en la variedad está el gusto. Vamos a hacer una historia subterránea, que no creo que se ven mucho.

Cuando un grupo misterioso ataca y toma el control de su ciudad, Savia huye a las montañas para refugiarse y allí comienza a tener extraños encuentros, que la llevan a adentrarse cada vez en lo más profundo del bosque y hacia lo más profundo de la tierra, donde encuentra las respuestas sobre qué es lo que ha atacado su ciudad.

Límites y escalas

Al hacer el mapa subterráneo un detalle que he considerado de cierta importancia es la escala. Tenemos una idea bastante razonable de cuánto podemos tardar de un sitio a otro andando en terreno horizontal, pero en terreno vertical la cosa se complica, mucho. Así que he usado un sencillo papel cuadriculado como base y le he dado a cada cuadrado una escala, para hacerme una idea aproximada de las distancias y tiempo que pueden ocurrir en la novela.

Si no recuerdo mal, los numeritos son metros. Es posible que se me haya ido la pinza y sean cabezas de elefante, no importa, cualquier sistema que os sirva vale.

Siempre puedo dar a mi protagonista un cabracol que suba por las paredes tan rápido como considere importante para atajar el desarrollo de la historia, y no tener a mi pobre Savia trepando paredes veinte páginas, pero es bonito tener una referencia para hacernos una idea.

Una vez lo tenemos decidido, señalamos nuestros límites. Un límite va a marcar el camino que potencialmente puede seguir nuestra protagonista, el resto será roca principalmente. A diferencia del terreno abierto, donde nos podemos mover en casi todas direcciones mientras mantengamos cierta horizontalidad (excepto si eres un avión o un pájaro que vuela, entonces tienes más direcciones todavía), bajo tierra nuestros límites van a estar muy marcados.

He limitado también en rojo lo que serían los límites de la capa de roca, que no hacen falta, pero abajo os explico porque creo que mola.

Rellenar los huecos

En un suelo horizontal, normalmente tenemos lo que llamo la parte viva y la parte muerta. En un subterráneo, en teoría, tendremos más de lo segundo que de lo primero, así que pensar en cómo vamos a configurar el terreno. Podéis buscar planos geológicos para inspiraros, los hay muy bonitos.

El interior de la tierra puede ser muy variopinto, podéis hacerlo tan complejo como queráis, yo he puesto algunas capas simples porque ando justa de tiempo y me daba miedo complicarme la vida. También lo he hecho a una escala relativamente grande, se pueden añadir afloramientos de geodas u otros cristales extraños en la historia, aunque no aparezca en el mapa para no recargarlo o jorobar la escala.

Como la parte muerta del mapa es tan predominante, añadir variedad en las rocas creo que puede dar mucho interés a un mapa subterráneo. Eso no quiere decir que no podamos crear todo un extraño ecosistema de criaturas del inframundo también, los cabracoles se alimentarán de algo, digo yo.

Así pinté finalmente el mapa:

Que igual los colorines no quedan del todo bien, o nuestro dibujo es en blanco y negro, no problemo, si le damos texturas diferentes a las capas podemos lograr efectos curiosos sin abusar del color.

Y jugueteando con la saturación así es como lo he dejado finalmente, porque me pareció bonito, sin más. No le he puesto nombres porque quiero que cada cual se imagine lo que puede haber en cada caverna y en cada túnel, un bonito ejercicio de imaginación y creatividad :D) (y porque no me gustaba ninguna caligrafía y estaba perdiendo el tiempo a lo tonto y agobiándome, ala).

Y esto es todo por hoy y no sé qué será lo próximo o cuando, por que voy a toope con todo (mi coche me echa la bronca porque tengo que pasarle no sé qué mantenimiento, hasta mi coche me da órdenes, esto es una ruina). Pero supongo que estaré por tuiter, si necesitáis algo 🙂

Ah, y quizá suba alguna cosilla del NaNo 😉

Mapas de fantasía: mares polares

Como mencioné en una entrada anterior, en esta nueva entrada práctica para aprender a hacer mapas de fantasía, voy a hacer un mapa en una zona marina. Va a ser una entrada “doble”, porque en entradas anteriores he hecho los planos de colorines, en esta, además, voy a hacerla en blanco y negro, que es como se imprimen la mayoría de libros de ficción, para que veáis algunas diferencias en la representación.

Vamos allá.

He aquí el concepto básico de historia que vamos a usar para desarrollar este de mapa:

El hermano de Lau vino un día hablando de cómo había encontrado un ser entre las aguas cerca de los hielos del este que le había entregado un misterioso cristal. Al día siguiente zarpó del nuevo al mar para no volver. Pocos años después, Lau, que había quedado completamente huérfana, decidió embarcarse para buscar a su hermano, convencida que aún seguía vivo, usando el mismo cristal que le había dado para intentar dar con su paradero.

 

Planteamiento inicial

En la entrada anterior hice un repaso básico de cómo nos podemos orientar en general cuando no hay referencias a la vista y planteé cómo podría afectar un sistema diferente al nuestro en un historia, en este caso, la protagonista va a usar un cristal mágico para orientarse (la magnetita puede considerarse cristal mágico también, emho), todo el mundo se orienta con cristales que se iluminan al acercarse a ciertos puntos, pero el de la protagonista es un lugar diferente.

Quiero que la historia se desarrolle en un lugar como los polos, gran parte de la misma ocurre navegando en el mar y a una escala relativamente grande, así que lo principal de las islas sería su forma, no es necesario entrar en detalle, en este caso este mapa va a seguir el estilo de mapa del tesoro. 

Esbozo

En el primer esbozo vamos a delinear las diferentes áreas. Por un lado los grandes hielos, las islas habitadas, las islas donde solo navegan monstruos y los caladeros donde suelen pescar los habitantes de las islas.

Un plano donde solo hay agua y unos manchones de islas puede quedar triste, así que por eso he añadido potenciales peligros, que pueden dar interés a nuestra historia, rellenan los blancos del mapa y sirven de ayuda para orientarnos, como lectores:

Representación

Voy a empezar con la representación en color. En color es más simple porque se puede asociar rápidamente el azul al mar, el blanco al hielo y el verde a la tierra (también podría ponerse marrón). En caso de duda, si hacéis un mapa muy complejo, podéis crear una leyenda para aclarar lo que quiere decir cada cosa, pero al crear una historia, cuanto más obvios a simple vista sean los elementos, mejor.

Así, con la referencia anterior, representamos las formas básicas:

Señalar que, por ejemplo, un caladero no es una forma definida, como son los bordes de una isla o de un iceberg, así que he elegido representarlo en forma de bancos de peces.

Los símbolos representan el punto que hace reaccionar a los cristales, los más habituales son, por razones obvias, el verde y el azul, donde pescan y donde viven los habitantes de las islas, pero nuestra protagonista Lau tiene un cristal que igual le lleva al mar de los monstruos, o la misteriosa región de los icebergs…

El código de color que he elegido se basa un poco en que sea fácil hacer algunas asociaciones, azul=peces, pesca, “bueno”, rojo=monstruos, peligro, “malo”. También los he coloreado de forma algo más chillona que los otros elementos del mapa, para que, a ojos de quien lea, sean rápidos de localizar. No es necesario seguir esta lógica, igual os interesan más colores que ofrezcan contrastes o que sigan alguna otra idea, pero suele quedar más vistoso, o más práctico, que siga algún tipo de lógica coherente con la historia, que elegirlos al azar.

  • Ahora bien, ¿qué pasaría en blanco y negro?

En color pintamos grandes masas de diferentes tonos, en blanco y negro nuestra herramienta principal será la línea, así que, usando exactamente la misma referencia del principio, delineamos los bordes de los principales elementos que queremos que aparezcan en el mapa:

El problema más obvio es que ya no tenemos el azul del mar para decirnos “esto es agua” (la imagen tiene un fondo azul porque creo que queda más mono al subirlo al blog), sin embargo, existen algunos convencionalismos, símbolos que la mayoría de personas reconoce, que nos ayudan a interpretar que una superficie es agua. El símbolo más habitual son una olitas, también he añadido líneas bordeando las costas. He usado dos convencionalismos habituales, pero podéis usar solo uno, o cualquier otro que os parezca:

Si tenéis dudas, buscad mapas, tanto antiguos y modernos y observad cómo se representan los elementos (¡os dejo mi carpeta en pinterest!, por si os interesa). Dependiendo de la cartografía específica del mapa, hay símbolos que vienen definidos de antemano por normativa, o dependiendo del instituto/colegio que los desarrolle. Estos símbolos específicos a veces no son muy convencionales, así que no todo el mundo los va a entender sin una leyenda y, como digo arriba, a no ser que un mapa muy complejo lo haga necesario, buscad alternativas a la misma.

Otra técnica que he usado para ayudar a la interpretación del mapa es el grosor y la cantidad de líneas:

No puedo usar colores fuertes en los símbolos, como hice en el mapa a color, así que he usado algunas líneas gruesas para que los símbolos sean más fáciles de ver. Además los símbolos tienen formas peculiares, que también ayuda a su identificación. También he representado con mayor grosor los bordes de las costas y de menor, lo que sería el agua.

Las olas en sí, la menor o mayor abundancia de ellas puede indicar varias cosas, como que es un área del mar con mucho movimiento (como es el caladero), o abandonada y calma; también puede representar la profundidad de las aguas, o algo sobre su meteorología…

Y si quedan dudas, les ponemos nombre a los elementos de acuerdo con nuestra historia:

~*~

Repasándolo ahora, creo que igual hubieran quedado mejor con un tipo de letra más pequeño y quizá de otro estilo, la letra grande ayuda a una identificación rápida, pero se nos puede comer algunos detalles del mapa. Esta es otra elección que nos toca evaluar y considerar que puede depender del mapa que estemos haciendo y con qué objetivo.

Para la próxima entada estoy considerando un subterráneo… y en formato vertical, voy a intentar hacer algo diferente a ver qué os parece. Si tenéis alguna duda o alguna otra cuestión que no he cubierto aún, no dudéis en dejar un comentario por aquí o por mi tuiter 😀

La orientación en mapas de fantasía

Para la siguiente entrada sobre mapas de fantasía estoy trabajando en un tema marítimo. Mientras la estaba desarrollando me he dado cuenta de lo mucho que pueden influir los sistemas de orientación en un plano, así que voy a dedicar primero esta entradilla al respecto.

Como he señalado otras veces, si os fijáis en muchos mapas antiguos no hay nada parecido a escalas, o una indicación de dónde está el norte siquiera. La orientación a través del terreno se realiza mediante puntos de referencia visibles (caminos, mojones, pueblos, edificios singulares…). En muchos casos, ni siquiera se usaban mapas para viajar.

Por supuesto seguir el camino no funciona cuando lidiamos con territorios poco transitados, poco conocidos o, como en el caso de los mares, sin una sola referencia visible en ellos que nos dé una pista sobre dónde podamos estar y a dónde queremos ir.

La única excepción son las costas, por eso mucha de la navegación a lo largo de la historia se limitaba a bordear la costa, porque alejarse mar adentro da miedito, hay dragones y, aunque teníamos una tecnología para orientarnos bastante decente desde tiempos antiguos, para la pesca rutinaria no es necesaria, o no todo el mundo tenía acceso, o sabía manejarla con la precisión suficiente, como para no acabar en un mal sitio devorado por un kraken.

Así, los sistemas de orientación más universales han estado basados en dos conceptos:

  • Magnetismo terrestre
  • Mapa celeste

En general, la Tierra se ha dividido en 4 puntas, siguiendo una cruz: Norte, Sur, Este y Oeste. Estos son los puntos cardinales, que en muchos mapas aparecen representados con ornamentadas rosas de los vientos, o con una sencilla flecha, habitualmente señalando el norte, pero varía mucho según culturas.

A partir de esta base casi universal, se desarrollan los otros dos: de día la forma más rápida y fácil de saber a dónde estamos mirando es seguir el Sol; sale por el este, se oculta por el oeste, en el medio para un lado está el norte y, para el contrario, el sur (¡fácil!). De noche también tenemos las estrellas, la ventaja de las estrellas es que no solo te dicen la orientación que puedes seguir, también puede ayudarte a saber el lugar en el que estás: conocemos determinadas estrellas de referencia, su posición respecto al horizonte a cierta hora, etc. Mediante un poquito de triangulación, podemos tener una idea bastante aproximada de dónde estamos en el mapa y si los dragones quedan lejos, o no.

Con el magnetismo, un material magnético, o magnetizado, tendrá tendencia a orientar una de sus puntas al norte (magnético, diferente del norte geográfico, cosas que pasan), a partir de aquí inmediatamente deducimos dónde están los puntos cardinales y podemos usarlo aunque el cielo esté nublado.

A la hora de ser representados en papel, lo mínimo que se espera hoy en día es al menos una pequeña flecha que indique el norte, una rosa de los vientos puede quedar bonita y, porque no, podemos desarrollar hasta un mapa estelar.

Por supuesto, estos sistemas de orientación dependen de las características de nuestro propio globo espacial, llamado comúnmente «Tierra».

¿Qué pasaría en una historia de fantasía? ¿Podrían existir otros métodos? ¿Podrían tener propiedades un planeta que sirviera para usar otros sistemas de orientación? ¿Quizá plantas que se iluminan para señalar el sur porque así atraen abejapájaros que viven allÍ? ¿Quizá el planeta navegue de continuo en medio de una nube de polvo estelar que genere estrellas fugaces todas las noches que vuelen rumbo “norte”? ¿Cómo se simbolizarían estos sistemas en un plano?

No sé, ¿qué se os ocurre?

Mapas de fantasía: ejemplo de ciudad 1

En esta entrada intentar explicar paso por paso un ejemplo de ciudad imaginaria dentro de una historia de fantasía.

Antes voy a hacer un pequeño anuncio, ya mencioné en una entrada anterior que mi tiempo disponible para este blog se ha apretado un poco más aún de lo esperado, mi intención ahora es hacer dos entradas al mes, probablemente con una me de con un canto en los dientes. Respecto a los mapas, tengo algunas ideas de cómo continuar, entre otros estaba pensando meterme en la ci-fi y hacer un mundo entero desde cero, pero puede ser una locura absoluta y casi prefiero volver atrás y revisar algún asunto que haya quedado pendiente, si miráis las entradas anteriores sobre los mapas de fantasía y me hacéis llegar alguna duda, o aspecto que no os quede claro, me ayudaríais mucho.

Siguiendo con la entrada que toca hoy, esta es la historia de fantasía que sigue como planteamiento inicial:

Prota ha nacido en en barrio más pobre de la Capital, hija única de una madre soltera enferma, desde joven recurre al robo para salir adelante, llegando a ser la ladrona más hábil y temida de la ciudad. Es perseguida sin descanso por el jefe de la guardia interna, de quien Prota que se burla con cada golpe. Sin embargo, un día roba un peculiar objeto misterioso que quizá se convierta en su mayor desafío…

Bien, el planteamiento inicial no invoca ningún elemento específico, así que prácticamente cualquier diseño de una ciudad que elijamos será correcto, los únicos elementos son:

  • Una ciudad
  • Un barrio pobre
  • Una zona rica

Y ya está.

Planificación

Para esta entrada, voy a hacer una perspectiva en 3D (expliqué un poco las perspectivas en una entrada anterior). Inicialmente, sin embargo, una perspectiva en 2D para ve dónde se sitúa cada elemento puede ser más útil. Como el planteamiento no es muy exigente, un plano aleatorio de este estilo nos puede servir bien, pero voy a hacer uno de cero:

Esquema ciudad

Este dibujo es una idea general. Voy a explicar algunas decisiones que he tomado para que veáis el funcionamiento del proceso, pero cada cual puede aplicar su propia lógica (aunque es importante que hay alguna lógica coherente, en la mayoría de planos, al menos):

  • La Capital está sobre una colina, al expandirse no pudo hacerlo a lo ancho, así que la segunda muralla se expande hacia abajo, haciendo esa figura de ocho.
  • Los barrios pobres, donde vive Prota, nacieron a los pies de la primera ciudad/muralla (un extrarradio), y al crecer la ciudad se mantivieron allí, reciben menos luz solar.
  • La gente más pudiente vive en las zonas interiores, es una historia psudo-medieval, no hay vehículos, así que los que tiene dinero prefieren vivir cerca de los centros de poder, como son el Templo principal y el Castillo.
  • He añadido algunos edificios públicos, además del Castillo, donde viven los gobernantes, hay un Templo principal, un Circo y unos Baños (mundo pseudo-medieval con un toque romano, si queréis).
  • También unos jardines, porque el jardín detrás de Circo sueña como el sitio ideal para una reunión secreta, ¿no?

Como detalle, el camino de la ciudad/la posición de las puertas, no siguen una linea recta no solo porque las casas han sido construidas según caían, es un sistema de defensa poner las distintas puertas en diferentes posiciones para entrorpecer el paso de un ejército enemigo. Esto puede implicar que este territorio ha visto sus guerras, aunque si sigue en guerra o vive un momento de paz es otra decisión a tomar en la historia.

Levantamiento

Esta es la lógica que sigue la configuración inicial del mapa. Ahora hay que levantarlo en 3D, como la posición de los elementos no es muy exigente en esta historia, no importa que algunos edificios se coman las calles o algunas casas, lo más relevante son las áreas, así que usando nuestro mapa en 2D, vamos trazando a sucio un mapa en 3D, con una idea básica de dónde va cada cosa y que no hay nada que se interponga en la comprensión del territorio para la gente que lea la historia, vamos levantando la ciudad.

 

Esquema ciudad en perspectiva

 

No vamos a entrar en la arquitectura en esta entrada, porque no es mi fuerte y se escapa de este tutorial, así que, siguiendo el tono, vamos a hacer edificios pseudo medievales. Cada edificio importante tiene su propia forma, a poder ser que sea fácil de distinguir.

 

Edificios individuales

Luego he decidido hacer dos tipos “normales” de edificios, unos redondos con tejados azul, que pueden ser las casas de los ricos, edificios púbicos y/o templos menores. El resto de edificios son entre rojos y marrón y son de tejado triangular (esto puede indicar área lluviosa, así que podemos hacer un fondo de vegetación verdosa).

Edificios comunes

Estos edificios pueden extenderse por las áreas elegidas usando herramientas tan útiles como el copypaste ;D, en esta historia no hay una planificación urbana demasiado específica, así que he dejado que cada casa se levante donde le apetezca, más o menos, siguiendo la lógica mencionada antes entre barrios pobres/ricos, etc.

Ciudad final

Lo más difícil quizá es hacer el dibujo en sí y establecer la perspectiva, pero como ventajas:

a) La mayoría de manuscritos medievales no siguen una perspectiva racional ni pa’trás, así que no so comáis demasiado la cabeza en este punto.

b) Existen algunos programas/páginas que ofrecen edificios prefabricados, si esta parte os resulta difícil. También podéis observar edificios en planos antiguos y usarlos como referencia. O pagar a alguien para que os haga un trabajo profesional.

He intentado hacer un plano muy básico y simple, porque las ciudades son sistemas muy complejos que pueden escapar de un tutorial que intenta ser asequible, como este, en el fondo, mi recomendación es: tomar referencias de sitios reales y entender el porqué de su forma. Luego, haced lo que os de la gana, lo más importantes es la lógica interna de vuestra historia, que siga una lógica cercana a la del mundo actual la hará más asequible a quien lo lea, eso puede ser un ventaja, pero lo importante es la coherencia interna, lo que hará la historia real.

Mapas de fantasía: ciudades y perspectiva

Antes de subir otro ejemplo voy a hablar de otro elemento técnico para hacer mapas: la perspectiva. La perspectiva afecta a todo tipo de mapas, pero cuando nuestra historia se centra en una ciudad y necesitamos identificar sus elementos para orientarnos, es cuando la elección de un tipo de perspectiva u otro se complica.

A grandes rasgos, y simplificando mucho, hay dos perspectivas principales a la hora de representar mapas:

  • Panorámicas: Se representa lo que se ve desde un punto elevado cercano, real o imaginario. Los objetos tienen una representación tridimensional.
  • Callejeros: Se representa lo que se quiere mostrar como si se mirara hacia bajo en vertical. Los objetos suelen ser bidimensionales.

Existen otros tipos de perspectivas, es un mundo muy complejo, pero para las funciones que cumplen en el campo de la fantasía, no creo que haga falta adentrarse más en la materia.

El primer tipo de perspectiva, la panorámica, probablemente es el más bonito y el que más se utiliza en mapas de fantasía, ya que permite apreciar mejor los detalles de los elementos dibujados.

Perspectiva panoramica
Ciudad de Nuremberg allá por el s. XV

Pero tiene un inconveniente a la hora de representar ciudades, y es que al levantar los edificios estos se comen los detalles que hay detrás de ellos, pudiendo tapar calles, esculturas, otros edificios y si nuestro asentamiento es grande y complejo… pues puede fallar en servir para lo que se supone debería servir: orientarnos.

El segundo tipo de perspectiva, el callejero, es más claro y el que se usa en todos los planos de ciudades prácticos, no se tapan las calles, ni los edificios, ni nada. Queda todo claro de un vistazo de dónde va, a dónde viene, qué se cruza con qué, dónde está el norte, el sur, etc. Eso sí, puede quedar feuchillo y simplón (no necesariamente el caso del ejemplo de abajo).

Perspectiva callejero
Parte de la ciudad de Edo y su castillo en el s. XIX

¿Cuáles pueden ser las soluciones a estos problemas?

1ª Solución fácil: elegir solo un tipo de perspectiva según vuestras prioridades e intentad convertir sus flaquezas en fuerzas.

2ª Menos fácil: usar la panorámica de tal forma que los puntos principales de la trama de vuestra historia queden posicionados en el plano de una forma estratégica para que sea simple localizarlos y orientarse. Para que funciones este sistema será necesario planificar con cuidado tanto el mapa, como el argumento, y puede que rehacerlo muchas veces para reubicar calles y edificios según vayamos escribiendo y corrigiendo la historia.

3ª Dificultad variable: mezclar ambas perspectivas. Que es algo que aparece no solo en mapas antiguos, también en planos de parques y otros centros de atracciones, de los que ya hablé. Los principales edificios que queramos destacar se hacen en grande y 3D, el resto de áreas se dibuja en 2D para que se aprecien las calles (o un 3D achaparrado). Mezclar las perspectivas pude quedar raro: a grandes rasgos, cuanto más realismo se aplique al estilo de dibujo del mapa, mas difícil va a ser combinarlas; pero si se hace bien puede ser la solución más espectacular.

Perspectiva achaparrada
Un cachito de Paris en el s.XVI

Este es un ejemplo de un plano que es básicamente un callejero, pero la mayoría de los edificios están hechos en una perspectiva panorámica y se han achaparrado para que se aprecien mejor las calles, plazas, puentes y otros elementos de la ciudad.

Hay muchas formas de enfrentarse al dilema y dependiendo de la intención del mapa pueden usarse varios métodos. Se puede emplear un callejero simple cuando empecemos a formar el argumento de la historia y, cuando llega tengamos una buena idea de la posición de cada escena y movimiento necesario, podemos intentar levantar los edificios y hacer algo más elaborado con la perspectiva panorámica.

Generadores de mapas para mundos de fantasía

Hace no mucho hice una entrada con un simpático generador de mundos de fantasía aleatorios. Es un pelín básico, pero creo que puede ser útil si alguien necesita una base en la que auparse.

En ese tiempo me he encontrado un par de generadores más que podrían ser útiles y algunas fuentes para quienes sepan algo de programación y quieran atreverse a trastear con sus propios generadores.

El primero es Tiny Isles, que hasta donde yo sé solo en un bot de tuiter con un código, pero las islas son una monada:

Este es más popular y ha aparecido en varias páginas, es un generador de ciudades medievales y la verdad es que es bastantes chulo. Las ciudades probablemente son de los elementos cartográficos que más trabajo dan porque suelen exigir algo de base técnica y de dibujo para que salga un plano comprensible, pero estas se hacen solas:

generador ciudades medievales

https://watabou.itch.io/medieval-fantasy-city-generator

Estos proyectos se realizan mediante generación por procedimientos, que es algo que he aprendido que existe ahora 😀 , pero para quien esté interesado en trastear con código, estos parecen algunos enlaces interesantes:

https://github.com/averrin/mapgen

https://github.com/Dozed12/df-style-worldgen

https://www.reddit.com/r/proceduralgeneration/

¡Si conocéis alguno más no dudéis en decírmelo!, yo seguiré siendo la vieja pelleja que intenta hacerlos a mano primero, pero si la chavalería quieres ayudarse de la tecnología me parece bien 🙂

Mapas de fantasía: desierto

En la entrada anterior sobre mapas de fantasía expliqué sobre todo un concepto técnico que son las líneas de nivel. En esta entrada voy a usar un mundo basado en un desierto y voy a usar el estilo de “mapa pirata” donde realmente no hay muchos elementos técnicos, pero aún así no viene mal emplear un poco de lógica.

Esta es la historia que usaré de planteamiento:

Con tan solo tres años, la princesa Sisila y sus padres los reyes fueron traicionados por su tío para arrebatarles el reino. La princesa consiguió huir de la batalla gracias un sirviente y lleva años siendo escondida en un campamento de nómadas. Sin embargo, al alcanzar la mayoría de edad, Sisila decide buscar venganza y reclamar el reino, pero antes tiene que dar con la espada Cantarina, que solo suena cuando la heredera legítima la coge y que su tío intentó destruir.

En esta historia estamos hablando de una escala relativamente grande: es un reino. Aunque ya que he decidido que la geografía/escalas/etc., no van a ser demasiado importantes, los lugares y su posición en el mapa puede seguir normas estéticas o simbólicas en vez de realistas. Así que empezamos de cero:

Mapa desierto base

Vamos a por la primera referencia, es un reino y tendrá una capital donde vive el regente traidor, así que será lo primero que representemos. No solo  va a servir como referencia principal, he decidido que será el elemento más grande y visible del mapa y lo pondré centrado y en lo alto del todo, como una inmensa montaña que la protagonista tiene que luchar por escalar.

Mapa desierto capital

Ahora bien, ¿qué otros elementos tenemos que representar? Reviso el concepto básico que tengo de la historia y qué otros lugares pueden influir en el argumento, estos serían:

  • Campamento donde vive Sisila al empezar la historia
  • Batalla donde los padres de Sisila fueron traicionados
  • ¿Dónde busca Sisila información sobre la espada Cantarina? Vamos a hacer un templo.
  • ¿Dónde puede encontrar aliados? Vamos a hacer un par de pueblos.
  • Y otros pueblos más para adornar el sitio.

Ahora, el pueblo nómada de Sisila podría estar en una esquina, alejado de la capital, pero no muy lejos de la región de la batalla, ya que un bebé no aguantaría mucho en el desierto (aunque los nómadas se muevan, la mayoría lo hacen dentro de sus propios territorios así que el campamento donde fue rescatada seguiría estando moderadamente cerca a donde se inicia la historia).

El templo podría estar a medio camino y más o menos centrado, con varios lugares y caminos en su dirección, como un importante lugar de paso. A lo largo de esos caminos también debería haber algunos pueblos más.

Así que presentaremos estas ideas en el plano:

Mapa desierto pueblos y templo

 

Y ya está, ¿qué nos queda? Ah, sí, necesitamos un poco de agua, aunque sea un área principalmente desértica, nadie podrá vivir allí sin fuentes de agua, así que vamos a representarlas más o menos dónde están los principales lugares habitados que hemos elegido arriba.

Y luego, vamos a poner un poco de verde a su alrededor:

Mapa desierto ríos y verde

Y ya está, ahora vamos a poner unos filtros para que parezca papel antiguo y algún detallito más (como los caminos, que olvidé dibujar arriba):

Mapa desierto ríos y verde

Como podéis ver este tipo de mapas es muy simple, no hace falta tener grandes conocimientos técnicos y se puede dar rienda suelta con más libertad a la imaginación y a la simbología. Sigue cumpliendo su función, que es intentar orientar un poco a quien intente adentrarse en nuestra historia, sin que los detalles y aspectos técnicos más complejos nos lleguen a frustrar. Es el tipo de plano que recomendaría a quien empieza a hacer mapas para ayudarse a organizar sus ideas en el espacio e ir cogiendo práctica.