Corrección de textos: primera revisión

He empezado la primera lectura de Las Montañas de Sangre tras dejarla descansar más de un mes. Para actualizar a los que no han seguido la saga, Las Montañas de Sangre fue mi NaNoWriMo en 2012, una historia de fantasía con más elementos épicos de los que estoy habituada a hacer, así que se me alargó un poco, la he finalizado cruzando la barrera de las 200.000 palabras en noviembre de 2013, y ahora mismo necesita una MUY SERIA revisión, espero reducir la historia al menos en una cuarta parte.

En la primera revisión, como mencioné en esta otra entrada, me dedico principalmente a tomar notas de las impresiones que recibo al releer el texto de nuevo. Intento hacerme una idea general primero, pero si noto palabras o expresiones que me suenan extrañas (no necesariamente mal), les pongo un signo de interrogación. Ya expliqué que intento no meterme en la corrección de pequeños detalles ahora, porque en adelante probablemente eliminaré o reharé grandes trozos de texto, por lo que dedicarme a las partes pequeñas ahora sería trabajo perdido.

Como quiero reducir la historia, quiero centrarme en las partes que avanzan poco la historia, o son engorrosas, para rehacerlas de forma más simple y, a poder ser, interesantes. Así que este va a ser mi principal objetivo en esta primera lectura. Para ayudarme usaré algunos esquemas para identificar los problemas, si fallan el desarrollo de personajes o el argumento… También me ayudará cuando intente rehacer la historia, no quiero corregir un aspecto malo con otro peor, no quiero cortar un trozo aburrido de la historia para que luego sufra la coherencia del argumento. Hay muchos aspectos que tengo que tener en cuenta al tiempo que leo el texto e intento identificar errores. Y son 200.000 palabras, las dosis de café que me van a hacer falta dan miedo.

Para la revisión ahora estoy usando un lector digital (e book) que es una maravilla y con el que puedo tomar muchas notas. Antes lo hacía con el ordenador, lo que es bastante incómodo para tomar notas y leer en general. Lo mejor sería imprimirlo y tomar notas sobre papel, da una mejor impresión del texto y de la historia en general, pero son 600 páginas y necesitaría varias copias para las diferentes fases del proceso, lo cual es un dolor de muelas y de bolsillo, así que dejaré la copia de papel para más adelante, cuando empiece  corregir ortografía y otros detalles; pero si alguien tiene mucho dinero para gastar en fotocopias o la historia es corta, en papel creo que sería mejor.

A grandes rasgos, los principales elementos en los que intento centrarme en esta parte de la revisión son:

  • Arcos argumentales: tanto el general como en personajes individuales, reviso si no tienen grandes agujeros, si siguen patrones lógicos…
  • Coherencia en la narración y los personajes: si cambia el tono del texto sin una buena razón, o un personaje sufre de inadecuados cambios de personalidad.
  • Interés: básicamente señalo las partes que me parecen más o menos interesantes.

Y con lo que resulte, probablemente haga un nuevo esquema argumental y reescriba a partir de ahí.

Proceso básico de la corrección de textos

Este es un esquema sencillo de todas las fases por las que hago pasar a mis manuscritos cuando los reviso, ya sea para enviar a una editorial, un concurso o publicarlo directamente porque soy así de proactiva y guay. Ya que muchos hemos terminado el NaNoWriMo (¡yupi!) y tenemos nuestras novelas que corregir, me pareció oportuno empezar a tratar este tema.

La verdad es que este proceso lo he ido haciendo y rehaciendo con el tiempo, y probablemente variará en el futuro, porque no hay realmente una idea clara de cómo corregir nuestros textos. Es decir, sabemos que hay cosas que están mal hechas, y tenemos una idea de cómo nos gustaría llegar a nuestro manuscrito ideal que va a ser un súper best-seller o va a ganar todos los premios del mundo, pero las acciones para lograr esos objetivos son algo que no todo el mundo aprende.

Por ejemplo, a todos nos han comido la cabeza en la escuela respecto a las normas de ortografía y gramática, hasta el punto que muchos saltamos a corregir un error sin pensar en cuanto lo vemos. Esta obsesión hace creer que la corrección ortográfica es lo más importante en lo que debemos fijarnos cuando corregimos nuestro manuscrito…

Pues no.

No digo que no haya que corregir la ortografía y la gramática, ojocuidao, lo que estoy diciendo es que hay que centrarse en esto justo al final, por razones que ya veréis.

Fase Primera: Dejar el manuscrito en crudo a reposar.

Esta técnica es más vieja que las trenzas de la Dama de Elche. Dejar sin tocar nuestra obra un tiempo nos ayuda a verla con nuevos ojos cuando la sacamos de nuevo para empezar a corregirla.

El concepto de «en crudo» lo uso para referirme a cualquier texto que esté escrito por primera vez, esto incluye todo lo nuevo que escribamos, porque es habitual en la revisión corregir un párrafo malo con otro párrafo mejor, pero el párrafo mejor sigue siendo un texto crudo, puede tener sus propios errores y debe ser revisado como tal (hay que corregir las propias correcciones y las correcciones de las correcciones constantemente, descubrir esto me hizo perder el sueño un mes).

Fase Segunda: Toma de notas y observaciones

En esta fase no se corrige nada (aunque algo corregiremos según leemos porque no se puede evitar porque estamos obsesionados uuugh). El objetivo es tomar notas de cómo transcurre la historia en general, las escenas que nos han gustado, las que creemos que deberíamos mejorar, esas transiciones que no tienen ningún sentido, etc.

Esta primera lectura después de haberlo dejado abandonado nos ofrece una perspectiva nueva de nuestro propio trabajo y es importante apuntar estas impresiones porque, a medida que trabajemos en el texto, desaparecerán.

Fase Tercera: Despiece

(todos estos símiles de carnicería son completamente accidentales)

El despiece depende mucho de lo que queremos hacer con nuestro manuscrito, de qué trata, dónde queremos darle énfasis, etc. En general, yo suelo hacer estos diferentes despieces, cada uno corresponde a una lectura del texto, aunque también se pueden hacer dos o tres a la vez por cada lectura, dependiendo del tiempo y las ganas que tengamos:

Seguir leyendo “Proceso básico de la corrección de textos”