Usar un lector de texto para corregir manuscritos

Estoy metida ahora de lleno en la corrección de una novela y quería compartir por aquí un truquillo que ya he usado varias veces y he encontrado muy útil, consiste básicamente en usar un lector de texto para encontrar errores.

Lector de texto

Una técnica de corrección que se recomienda con frecuencia es leer el texto en voz alta, ya he mencionado que siempre he tenido algunos problemas con este concepto, por varias razones. En general soy una oradora pésima, así que adivinar si el texto tiene mal ritmo por la prosa o es mi voz es un trabajo extra que no tiene sentido; hay una razón por la que los actores buenos son capaces de hacer sonar textos malísimos como si fuera poesía, la buena oratoria hace que un texto suene completamente diferente de una voz a otra. Lo que es peor, al de un tiempo de ponerme a leer, mi cerebro se acaba desentendiendo del texto tanto como si lo leyera en silencio, así que los errores se me escapan igual.

Es decir, leer en voz alta me descentra, no me ayuda tanto como lo venden para encontrar los gazapos que busco y sueno como un grillo afónico.

Sin embargo, he encontrado que lectores de texto a voz son muy útiles para encontrar errores. Muchos fallos en un texto se escurren porque el cerebro coge el hábito de interpretar lo que pone en vez de ver lo que está escrito realmente, la concentración necesaria para cazar errores se pierde en pocos minutos (creo que ronda los cinco o diez minutos), esto empeora cuando es un texto que conocemos y  hemos leído ya varias veces, así que si el gazapo se escapa a la primera y la segunda, probablemente se escape las veinte veces siguientes. 

El lector de texto, texto a voz (text-to-speech), no tiene este problema, los gazapos saltan a mis oídos como conejos (¡chiste!) a nada que le esté prestando un poco de atención. El punto débil de este método es el ritmo de la narración, los lectores y voces gratuitas tienen un ritmo bastante robótico, pero se puede investigar cuál nos resulta más agradable y natural; de todas formas, como muchos lectores exageran los parones de puntos y comas, si hay algo que no está del todo bien, nos va a llamar la atención al menos.

El programa que más uso se llama @Voice, para android (no sé si los mac tienen el mismo). Me gusta usar el móvil porque puedo oírlo cuando me muevo y estoy fuera de casa. Ese programa es bastante ligero, con buenas opciones y a lo gratis (con publicidad); puedo subir documentos enteros, en vez de tener que hacer el copy+paste, lo que en otros programas del estilo suele venir como premium, así que me gusta bastante. Online hay lectores de voz como TTS Reader que también se puede encontrar como app, pero no me entusiasman las opciones en castellano (¿creo que solo hay una?), ni que el lector de documentos en la app sea premium, porque soy pobre. 

Hay muchas opciones de lectores de voz si queréis encontrar alguno que os guste, el mayor problema es dar con alguno gratuito que sirva para manuscritos completos, ya que como he mencionado, online la mayoría funcionan para páginas web o para hacer copia pega; y si encontráis uno con una voz agradable en español hacédmelo saber para que le eche un vistazo.

Usar estos lectores para corregir textos me ha salvado de veinte relecturas más como mínimo , y todavía se me escaparán errores, pero no serán ni la mitad de la mitad de los errores que se me escaparían leyendo por mi que cuenta, y leerlo por mi cuenta no serían ni la mitad de la mitad de los que se me escapan leyendo en voz alta (o algo así), así que espero que os sea útil también 🙂

Corrigiendo «Brujas»: el tono en la historia

Mencioné en una entrada anterior que estoy corrigiendo una de las historias que empecé para el NaNoWriMo. Con «Brujas» me estoy encontrando con un problema un tanto peculiar, que no suelo tener con la mayoría de mis historias, y es conseguir encontrar el tono adecuado de la historia.

Corregir el tono de la historia

«Brujas» es una historia de fantasía supernatural situada en un mundo moderno, mi idea era seguir el patrón base de muchas de estas historias, pero con un toque de cotidianidad, en vez de centrar completamente la historia en la acción o en el romance, quiero que sea una historia simple que case la emoción de magia y la acción, con un toque de vida real y comedia. Es un matrimonio que puede dar buenos resultados, pero me está costando entender si funciona bien. Tengo la primera corrección hecha y, ahora en la segunda, estudio si me ha salido el experimento, no estoy del todo segura de en qué fijarme, ya que «tono» es uno de esos conceptos sobre la escritura de ficción que redultan un tanto elusivos de definir, pero uso algunas guías.

Una guía para que el toque vida real funcione es que los personajes tengan una personalidad definida, pero no tanto que parezcan casi una parodia. Sí es cierto que el mundo real tiene gente que parece una parodia con patas de algo, pero como pasa con frecuencia, adaptar literalmente el mundo real al texto puede crear el efecto contrario y ser cargante e irreal (véase como ejemplo: los diálogos, en el mundo real casi nadie habla como en un libro y viceversa), así que solo abusaré de la parodia cuando lo considere estrictamente necesario.

La guía más importante que empleo a la hora de dar coherencia al tono de la novela, es trabajar el punto de vista de la protagonista, que la narración sea consistente y fluida a lo largo de la historia. Mabel es una chica lista, pero no muy perspicaz y un poco verde un muchos aspectos de la vida, además de ser muy, muy ansiosa, ¿cómo traduciría esto en el texto?. Mabel tiene una educación moderna, pero es de ciencias (¡no os ofendaís! ¡yo soy de ciencias también! ;)), así que el texto mantendrá cierta simpleza, no habrá observaciones largas y pintorescas sobre su entorno y la naturaleza de la humanidad y el universo, o lo que sea, no cazará detalles a la primera, ni le saldrán las cosas bien sin intentarlo varias veces. La prosa será simple, pero al ser una chica nerviosa a veces escribo párrafos que dan vueltas a las situaciones de forma tonta, con preguntas que no llevan a ninguna parte, estos párrafos me cuestan trabajo porque hay un límite entre «buena caracterización de un personaje» y «tochazo ilegible» en este sentido, y no quiero sobrepasar ese límite, claro.

Como con todos los protagonistas, para escribir bien a Mabel también hay que considerar que es los ojos de quien lea, según va descubriendo nuevos mundos, así que darle demasiada voz (lo escribo en tercera persona cercana, para variar :P) puede complicar mi intención de crear un poco de misterio, en el sentido de expectación y descubrimiento por parte del lector. Por lo que tengo que afinar mucho el tono para que no caiga en la trampa de una u otra dirección.

Por lo demás estoy satisfecha con la historia, apenas he cambiado nada del argumento, ni de los personajes, de lo que ya tenía. La historia no incluye grandes melodramas (solo alguno, así pequeñito), ni trepidante acción sin parar, pero los personajes tienen potencial y quiero crear un mundo que valga la pena ser explorado con calma y tranquilidad.

Pequeño checklist para corregir escenas

Estoy metida de cabeza ahora corrigiendo dos manuscritos y como vivo multitaskeando como una loca, a veces me pierdo un poco pensando qué estoy corrigiendo exactamente, así que he ido haciendo pequeños checklist que me van marcando las pautas a tener en cuenta en cada fase. Como ya he mencionado en entradas previas, suelo ir corrigiendo un poco por partes (Despiece a lo Jack el Destripador >:D), en este caso escena a escena, este es un ejemplo de lo que voy considerando:

Corrección manuscritos checklist

No es tampoco un checklist definitivo, de hecho, esta es la tercera versión y creo que aún haré más. También quiero ir desarrollando uno más complejo que incluya todo el manuscrito, además de ortografía y gramática, y que varíe dependiendo de qué parte de la historia estoy. Como eso es más complicado y me llevará tiempo, de momento voy improvisando y cambiando sobre la marcha.

En la práctica es una nota con un clip en el cuaderno que uso para planificar la historia, si surge algo tengo espacio para apuntar (aunque también apunto sobre el manuscrito sin más, cuando estoy trabajando con la copia física). Me ha dado por usar también bolígrafos de esos tó modernos que se borran con fricción y no tengo que sacar una copia nueva cada vez 🙂 Lo dejo por aquí a ver a quién le resulta útil, ¡si tenéis alguna sugerencia no dudéis en hacérmela saber! Me encanta saber cómo se organizan otros.

 

Corrección de textos: ¡busco vícti… lectores!

*Fin de exámenes, baila a lo Tobey Maguire en Spiderman 3*

Bien, la primera corrección de Las Montañas de Sangre ya está terminada. Recordando entradas anteriores (estoy en la Fase Cuarta) informo que en este momento me he centrado en corregir grandes trozos del argumento y escenas completas (mi intención inicial era eliminar algunas, al final he añadido más, nng), voy a dejar que el libro se asiente antes de seguir mejorando la historia, pero mientras me gustaría saber si hay pobres primos valerosos voluntarios que quieran echarle un vistazo para ayudarme en esta parte de la corrección, solo busco algunas ideas respecto a qué funciona o no con la historia, no tanto a errores más específicos como la ortografía o la prosa, qué sé que aún es un desastre y lo siento mucho, pero como ya he mencionado, suelo dejar para las correcciones finales porque es una pérdida de tiempo corregir detalles en fases del proceso en los que aún estás haciendo y rehaciendo trozos enteros de historia. Tampoco hace falta leerlo entero, si os aburrís en algún momento decidme «Lo dejé en la página 70» y ya es una ayuda.

Personas interesadas pueden mencionarlo por correo o por tuiter. Tendrán prioridad gente que ya conozca, y si no os conozco me gustaría saber un poquito de vosotros, especialmente cómo habéis llegado al blog y por qué queréis ayudarme, no es personal, es que he tenido gente rara preguntándome si podían leer mis trabajos, así sin más, ni un triste “hola” u “hoyga me guxta tu vloj”. Me gusta conocer un poco a la gente que va a echarme una mano, más que nada.

También existe cierto margen de tiempo, me gustaría terminar esta parte para mayo, antes de exámenes. Este es mi último año de esta carrera y si las cosas salen bien en junio solo tengo tres asignaturas y ya seré libre.

Libreee como el Sol cuando amaence yo soy libreee como el maaar...

Así que si no os veis capaces de cumplir con ese margen de tiempo tendréis que esperar a que la novela se publique para leerla entera =P. Si suena la flauta para septiembre/octubre espero que la novela ya sea algo potencialmente publicable 8D (luego viene otra pelea para intentar convencer a las editoriales de que mi libro es totalmente un Best Seller en potencia, pero esa para otro día).

Corrección de textos: donde las cosas se ponen difíciles

Trabajando en el manuscrito que tengo terminado para que sea algo que otro ser humano pueda leer, me he encontrado con un enorme pifostio. En realidad ya lo veía venir cuando lo escribí y tome notas, pero estando en la fase de reescritura es cuando mayor dolor de muelas me está dando, os voy a explicar un poco por qué.

No me gustan demasiado las historias de conspiraciones, tampoco creo que se me de bien escribirlas, sin embargo, por el desarrollo de la historia hay una parte donde termino metiendo a mi protagonista en un palacio y tengo que hacer que sobreviva ahí, de modo que mucha parte de la historia deriva en lidiar con intrigas. ¿Por qué metí al personaje en esa situación? Porque me pareció interesante para su desarrollo (no me gustan las conspiraciones, pero tengo debilidad por historias que sacan a los personajes de su elemento), encajaba con la lógica del mundo que creé y aportaba variedad a la trama.

Pero no me gusta naaaaada escribir sobre ello, ni siquiera sé si lo estoy haciendo bien, porque no puedo coger referencias de una temática que me gusta poco para empezar, solo puedo tener en cuenta los aspectos más técnicos de la narración de historias y aplicarlos como me parezca más apropiado. Es como la sopa de pescado, que odio a muerte me da igual si está bien hecha o mal hecha, pero como el pescado es sano si un día quiero prepararla seguiré una receta e intentaré hacerla lo mejor posible, pero nunca podré juzgar el resultado final tan bien como haría, por ejemplo, si fuera una tarta de chocolate, ni con tantas ganas, ni tanta inspiración, ni… Quiero tarta, ¿de qué hablaba?

Aaah, sí, escribir, cosas de escribir.

Durante mi fase de toma de notas pensé que lo mejor sería sacar las tijeras y hacer toda esta parte lo más corta posible, incluso consideré un salto temporal, o centrar la atención en otros personajes que estuvieran haciendo cosas más entretenidas (que, al final, también he incluido por ja ja ya son SEISCIENTAS PÁGINAS ¿por qué no más? ¿qué importa? *risas histéricas*). Me recordé que si había llevado mi argumento por allí era por una razón, o varias, y que lo mejor sería centrarme en las buenas razones por las que este aspecto del argumento existe y usarlas para para hacer una buena historia. Es difícil, quiero decir, hay ciertas escenas que he reescrito desde tres puntos de vista diferentes porque no terminaba de encontrarle el enganche (ahora creo que lo he pillado), pero puedo con ello.

Más adelante convenceré a algún tonto un alma caritativa que revise el manuscrito y que me diga si esa parte es potente o no.

Y si todo se tuerce, tengo un Plan B que es prenderle fuego a todo y empezar desde el principio.

AJAJAJAJAJAJAJAJA
AJAJAJAJAJAJAJAJAJA

 

Corrección de textos: primera corrección o despiece

Sigo con la mastodóntica tarea de convertir mi novela Las Montañas de Sangre en algo que sea leible, a continuación os comento algunas decisiones que he tomado al respecto.

Listado de escenas

Esa foto ahí arriba es un listado de las escenas principales (no todas porque igual me da un mal) en secuencia cronológica y mencionando cuál es el personaje donde cae el punto de vista (POV), hay como… tres páginas más por las dos caras como esa. Esto es parte del Despiece, teniendo las escenas así planteadas sobre papel me da una mejor idea de cómo está dirigida la historia y cómo puedo empezar a atacarla. También tengo algunos apuntes en el margen con ideas para los cambios, me gusta que sean colores diferentes porque así me hago una idea si el cambio ha sido reciente, hay un error que arrastro, y no olvidarme qué hay cambios que no he hecho antes de la siguiente revisión. Y porque queda mono.

Todas esas anotaciones están un poco a limpio, durante la primera revisión tome notas un poco según me llegaba la inspiración divina y no siempre son buenas o coherentes, así que luego las organizo un poco.

Uno de los mayores problemas a grandes rasgos con la historia ya lo había mencionado antes: es muy larga. Empecé mi revisión con la ilusión de que me viniera alguna Súper Idea Ingeniosa del Copón que me ayudara a acortar de forma radical la longitud del texto sin sacrificar las partes que fueran buenas, pero no me ha venido idea alguna al respecto, ni asumiendo que necesitaría sacrificar cosas buenas, ni planteando la historia desde otra perspectiva. Sencillamente cualquier gran cambio  que se me ocurría traía consigo más cambios y nudos infumables, es decir, peor de lo que está. Y lo más grave, además de no encontrar forma de cómo cortar el manuscrito, todas las mejoras que se me han ocurrido incluyen hacer añadidos, es decir, alargar aún más la historia.

Puede que a través del blog sea difícil de ver la crisis de ansiedad que esta novela me está produciendo, mis chillidos no os llegan y mis intentos de prender fuego a mi cabeza aún no han salido en las noticias (pero saldrán, dadme tiempo y un buen mechero).

Una de las decisiones que he tomado es decantarme por plantear la historia en dos libros en vez de uno. Primero porque es bueno para organizarme (y mi ansiedad), así en vez de un gran mazacote horrible de texto que corregir, tengo dos más pequeños y digeribles. La segunda razón es debida al argumento en sí, esta es la figura simplificada que se suele dar sobre un arco argumental:

Simplificación arco argumental

Bueno, pues ahora mismo mi novela se parece más bien a algo así:

Mi arco argumental

Es bastante engorroso, pero cortando el argumento en dos mitades quizá pueda conseguir que el argumento tenga más coherencia. Puedo dar más orden a las acciones, priorizar objetivos y cerrar nudos antes de abrir otros; quedando así una historia más… limpia, por decirlo de alguna manera.

Voy a ver si esta solución me funciona y seguiré comentando por el blog cómo me va 🙂

Corrección de textos: primera revisión

He empezado la primera lectura de Las Montañas de Sangre tras dejarla descansar más de un mes. Para actualizar a los que no han seguido la saga, Las Montañas de Sangre fue mi NaNoWriMo en 2012, una historia de fantasía con más elementos épicos de los que estoy habituada a hacer, así que se me alargó un poco, la he finalizado cruzando la barrera de las 200.000 palabras en noviembre de 2013, y ahora mismo necesita una MUY SERIA revisión, espero reducir la historia al menos en una cuarta parte.

En la primera revisión, como mencioné en esta otra entrada, me dedico principalmente a tomar notas de las impresiones que recibo al releer el texto de nuevo. Intento hacerme una idea general primero, pero si noto palabras o expresiones que me suenan extrañas (no necesariamente mal), les pongo un signo de interrogación. Ya expliqué que intento no meterme en la corrección de pequeños detalles ahora, porque en adelante probablemente eliminaré o reharé grandes trozos de texto, por lo que dedicarme a las partes pequeñas ahora sería trabajo perdido.

Como quiero reducir la historia, quiero centrarme en las partes que avanzan poco la historia, o son engorrosas, para rehacerlas de forma más simple y, a poder ser, interesantes. Así que este va a ser mi principal objetivo en esta primera lectura. Para ayudarme usaré algunos esquemas para identificar los problemas, si fallan el desarrollo de personajes o el argumento… También me ayudará cuando intente rehacer la historia, no quiero corregir un aspecto malo con otro peor, no quiero cortar un trozo aburrido de la historia para que luego sufra la coherencia del argumento. Hay muchos aspectos que tengo que tener en cuenta al tiempo que leo el texto e intento identificar errores. Y son 200.000 palabras, las dosis de café que me van a hacer falta dan miedo.

Para la revisión ahora estoy usando un lector digital (e book) que es una maravilla y con el que puedo tomar muchas notas. Antes lo hacía con el ordenador, lo que es bastante incómodo para tomar notas y leer en general. Lo mejor sería imprimirlo y tomar notas sobre papel, da una mejor impresión del texto y de la historia en general, pero son 600 páginas y necesitaría varias copias para las diferentes fases del proceso, lo cual es un dolor de muelas y de bolsillo, así que dejaré la copia de papel para más adelante, cuando empiece  corregir ortografía y otros detalles; pero si alguien tiene mucho dinero para gastar en fotocopias o la historia es corta, en papel creo que sería mejor.

A grandes rasgos, los principales elementos en los que intento centrarme en esta parte de la revisión son:

  • Arcos argumentales: tanto el general como en personajes individuales, reviso si no tienen grandes agujeros, si siguen patrones lógicos…
  • Coherencia en la narración y los personajes: si cambia el tono del texto sin una buena razón, o un personaje sufre de inadecuados cambios de personalidad.
  • Interés: básicamente señalo las partes que me parecen más o menos interesantes.

Y con lo que resulte, probablemente haga un nuevo esquema argumental y reescriba a partir de ahí.