Pequeño relato 12: Cortar

[Hacía mucho que no subía un relato corto de estos y de hecho es el último que me quedaba de la lista. No sé si empezar la lista desde el principio otra vez o hacer un listado nuevo. Como expliqué en la primera entrada, mi intención es hacer textos cortos, apenas una escena, para practicar diferentes aspectos de la escritura, pero este texto se me ha ido un pelíiin de las manos, espero que os guste igual 🙂 ]

Pequeños relatos: Cortar

Vero seguía sujetando aún la taza de café con una mano cuando Natalia salió la cafetería, volviendo un momento la vista atrás, fue la última imagen que tuvo de ella: encogida, vestida con su chaqueta de lana amarilla, porque siempre tenía frío, y la taza en su mano apenas tocando el plato.

Caminando por una concurrida calle por el centro, Natalia suspiró y agitó los hombros, intentando quitarse la imagen de la cabeza. Le daba pena. Cortar con alguien nunca es fácil, y no es que se llevara realmente mal con Vero, era solo que… bueno, podía ser muy agobiante con sus mensajes y sus citas todos los días. Ella tenía la cabeza en otras ideas y proyectos, quería viajar este verano fuera, ir a conferencias e intentar avanzar un poco en su doctorado. No necesitaba la docena de mensajes diarios de Vero en su vida. No necesitaba pelear con su agenda para tener un hueco.

Espacio. Tiempo. Aire. Eso necesitaba.

Aún así, le daba pena. Vero era buena y agradable, cuando no se ponía pesada.

«No me puedo creer que me dejes así», le había dicho. Natalia recordaba su mirada, su cuerpo encogido en la chaqueta amarilla y la taza de café a medio levantar.

Bueno, qué esperaba. Apenas tenía tiempo libre para llevarla a otro sitio, solo para cortar después, y aún sería peor romper por teléfono, ¿verdad? Una cafetería estaba bien, ¿se refería a eso?

Natalia había insistido que era definitivo. Vero no respondió nada, así que le pidió disculpas, cogió sus cosas y se marchó.

¿Quizá esperaba discutir algo más? No estaba segura de qué más podían decirse, habían estado juntas tres meses, había sido divertido al principio, pero era mejor dejarlo cuando no tenía ninguna intención de hacer de aquella relación algo más serio.

«No me puedo creer que me dejes así».

Natalio oyó el sonido de un mensaje en el móvil, lo sacó del bolso y miró la pantalla. No había mensaje.

Se tenía que haber confundido y había sonado el móvil de otra persona al pasar cerca.

Siguió caminando en dirección a su casa, intentando quitarse la imagen de Vero y su chaqueta amarilla de la cabeza. Cocinar una buena cena y trabajar un poco en su tesis le ayudaría a quitarse de encima el desasosiego.

Vivía en un enorme bloque de edificios gris de quince plantas, era muy feo, pero el alquiler era aceptable. El portal estaba vacío, le agradaba el silencio de allí dentro, dejar atrás el ruido de la calle.

El sonido de un nuevo mensaje salió de su bolso. Natalia sacó el móvil pero, de nuevo, ningún mensaje apareció en la pantalla. Miró a su alrededor, no había nadie, tenía que haber sido su teléfono, igual estaba estropeado.

Suspiró.

Estupendo, lo que necesitaba ese día, que su móvil empezara a fallar. No tenía dinero para otro aquel mes, a lo justo había conseguido pagar los billetes para los viajes que tenía planeados.

«No me puedo creer que me dejes así».

Lanzó un gruñido de frustración y agitó la mano frente a su cara, como si así pudiera quitarse las palabras de su cabeza. Luego apretó el botón del ascensor con tanta fuerza que se hizo daño en el dedo.

La puerta se abrió con un pitido, apretó el botón a su planta con un dedo sano y volvió a sacar el móvil del bolso, comprobando que, aparte de los mensajes fantasma, no veía nada mal. Oh, la batería estaba al 6%, pero eso era normal. Los mensajes de aviso de batería sonaban de otra forma.

Por el rabillo del ojo le pareció ver un movimiento, algo amarillo.

Levantó la vista con un sobresalto. En el espejo del ascensor solo estaba ella. Llevaba un abrigo azul y un bolso negro. Nada amarillo.

La puerta se abrió en su planta, un noveno con un pasillo mal iluminado. No parecía que hubiera nadie en todo el edificio, pese a que a última hora de la tarde solía moverse mucha gente por allí.

Caminó con paso rápido a la puerta de su apartamento.

«No me puedo creer que me dejes así».

Sacó las llaves del bolso, tintinearon mientras intentaba encontrar la cerradura, finalmente consiguió abrir. Giró la cabeza solo un momento para ver la puerta del ascensor cerrándose, en el espejo, creyó distinguir una manga amarilla. No vio más. Entró y cerró de un portazo tras ella.

En su móvil sonó un mensaje.

—Cállate —le gritó.

Seguir leyendo “Pequeño relato 12: Cortar”

Cursos abiertos escritura y cartografía

Me he encontrado algunos cursos gratuitos sobre escritura y cartografía que igual pueden interesar a la gente por aquí, ya he compartido otros cursos antes, algunos de ellos hacen más de una convocatoria al año, así que revisar los antiguos también si os interesan.

Con el tema de mapas/cartografía también me he encontrado otros cursos útiles, están orientados al mundo universitario, así que pueden ser un hueso, pero si os interesa adentraros un poco más en este campo, aquí tenéis:

¡Y si veis algún curso interesante por ahí no dudéis en compartirlo!, dejad un mensaje o pasaos por mi tuiter @ayrtha.

 

Mapas de fantasía: ejemplo de ciudad 1

En esta entrada intentar explicar paso por paso un ejemplo de ciudad imaginaria dentro de una historia de fantasía.

Antes voy a hacer un pequeño anuncio, ya mencioné en una entrada anterior que mi tiempo disponible para este blog se ha apretado un poco más aún de lo esperado, mi intención ahora es hacer dos entradas al mes, probablemente con una me de con un canto en los dientes. Respecto a los mapas, tengo algunas ideas de cómo continuar, entre otros estaba pensando meterme en la ci-fi y hacer un mundo entero desde cero, pero puede ser una locura absoluta y casi prefiero volver atrás y revisar algún asunto que haya quedado pendiente, si miráis las entradas anteriores sobre los mapas de fantasía y me hacéis llegar alguna duda, o aspecto que no os quede claro, me ayudaríais mucho.

Siguiendo con la entrada que toca hoy, esta es la historia de fantasía que sigue como planteamiento inicial:

Prota ha nacido en en barrio más pobre de la Capital, hija única de una madre soltera enferma, desde joven recurre al robo para salir adelante, llegando a ser la ladrona más hábil y temida de la ciudad. Es perseguida sin descanso por el jefe de la guardia interna, de quien Prota que se burla con cada golpe. Sin embargo, un día roba un peculiar objeto misterioso que quizá se convierta en su mayor desafío…

Bien, el planteamiento inicial no invoca ningún elemento específico, así que prácticamente cualquier diseño de una ciudad que elijamos será correcto, los únicos elementos son:

  • Una ciudad
  • Un barrio pobre
  • Una zona rica

Y ya está.

Planificación

Para esta entrada, voy a hacer una perspectiva en 3D (expliqué un poco las perspectivas en una entrada anterior). Inicialmente, sin embargo, una perspectiva en 2D para ve dónde se sitúa cada elemento puede ser más útil. Como el planteamiento no es muy exigente, un plano aleatorio de este estilo nos puede servir bien, pero voy a hacer uno de cero:

Esquema ciudad

Este dibujo es una idea general. Voy a explicar algunas decisiones que he tomado para que veáis el funcionamiento del proceso, pero cada cual puede aplicar su propia lógica (aunque es importante que hay alguna lógica coherente, en la mayoría de planos, al menos):

  • La Capital está sobre una colina, al expandirse no pudo hacerlo a lo ancho, así que la segunda muralla se expande hacia abajo, haciendo esa figura de ocho.
  • Los barrios pobres, donde vive Prota, nacieron a los pies de la primera ciudad/muralla (un extrarradio), y al crecer la ciudad se mantivieron allí, reciben menos luz solar.
  • La gente más pudiente vive en las zonas interiores, es una historia psudo-medieval, no hay vehículos, así que los que tiene dinero prefieren vivir cerca de los centros de poder, como son el Templo principal y el Castillo.
  • He añadido algunos edificios públicos, además del Castillo, donde viven los gobernantes, hay un Templo principal, un Circo y unos Baños (mundo pseudo-medieval con un toque romano, si queréis).
  • También unos jardines, porque el jardín detrás de Circo sueña como el sitio ideal para una reunión secreta, ¿no?

Como detalle, el camino de la ciudad/la posición de las puertas, no siguen una linea recta no solo porque las casas han sido construidas según caían, es un sistema de defensa poner las distintas puertas en diferentes posiciones para entrorpecer el paso de un ejército enemigo. Esto puede implicar que este territorio ha visto sus guerras, aunque si sigue en guerra o vive un momento de paz es otra decisión a tomar en la historia.

Levantamiento

Esta es la lógica que sigue la configuración inicial del mapa. Ahora hay que levantarlo en 3D, como la posición de los elementos no es muy exigente en esta historia, no importa que algunos edificios se coman las calles o algunas casas, lo más relevante son las áreas, así que usando nuestro mapa en 2D, vamos trazando a sucio un mapa en 3D, con una idea básica de dónde va cada cosa y que no hay nada que se interponga en la comprensión del territorio para la gente que lea la historia, vamos levantando la ciudad.

 

Esquema ciudad en perspectiva

 

No vamos a entrar en la arquitectura en esta entrada, porque no es mi fuerte y se escapa de este tutorial, así que, siguiendo el tono, vamos a hacer edificios pseudo medievales. Cada edificio importante tiene su propia forma, a poder ser que sea fácil de distinguir.

 

Edificios individuales

Luego he decidido hacer dos tipos “normales” de edificios, unos redondos con tejados azul, que pueden ser las casas de los ricos, edificios púbicos y/o templos menores. El resto de edificios son entre rojos y marrón y son de tejado triangular (esto puede indicar área lluviosa, así que podemos hacer un fondo de vegetación verdosa).

Edificios comunes

Estos edificios pueden extenderse por las áreas elegidas usando herramientas tan útiles como el copypaste ;D, en esta historia no hay una planificación urbana demasiado específica, así que he dejado que cada casa se levante donde le apetezca, más o menos, siguiendo la lógica mencionada antes entre barrios pobres/ricos, etc.

Ciudad final

Lo más difícil quizá es hacer el dibujo en sí y establecer la perspectiva, pero como ventajas:

a) La mayoría de manuscritos medievales no siguen una perspectiva racional ni pa’trás, así que no so comáis demasiado la cabeza en este punto.

b) Existen algunos programas/páginas que ofrecen edificios prefabricados, si esta parte os resulta difícil. También podéis observar edificios en planos antiguos y usarlos como referencia. O pagar a alguien para que os haga un trabajo profesional.

He intentado hacer un plano muy básico y simple, porque las ciudades son sistemas muy complejos que pueden escapar de un tutorial que intenta ser asequible, como este, en el fondo, mi recomendación es: tomar referencias de sitios reales y entender el porqué de su forma. Luego, haced lo que os de la gana, lo más importantes es la lógica interna de vuestra historia, que siga una lógica cercana a la del mundo actual la hará más asequible a quien lo lea, eso puede ser un ventaja, pero lo importante es la coherencia interna, lo que hará la historia real.

Algunas actualizaciones sobre Brujas y etc.

Tengo pendiente una entrada sobre mapas de ciudades, ya avisé que iba a costarme un poquito, pero además han salido nuevas y excitantes incidencias en mi vida (cofoposicionescof) que hace que todo vaya con más retraso del esperado, pero creo que con suerte para la semana que viene lo tendré.

De momento os voy a contar qué estoy haciendo con Brujas, que también lleva mucho retraso. En principio solo me quedan pulir algunos detalles de consistencia y ortogramática (que no sé pa’qué me molesto porque va a ser el caos igual). Al final puede que me anime más por una autoedición que otra cosa, la verdad es que tengo ganas de quitarme el manuscrito de encima porque quiero trabajar en otros proyectos (cofLasMontañasdeSangrecof) otra vez, así que salga lo que salga de esta última edición lo voy a dar por definitivo.

A veces creo que preferiría escribir una historia, corregirla un par de veces y lanzarla al éter tal cual están en pdf, o lo que sea, y a correr con la siguiente historia. Escribir es la parte fácil y divertida, todo lo demás que es necesario hacer para que un libro sea consumible por otras personas es dolor.

Así mirando, he estado jugando con el canva otra vez, estas son un par de ideas que tengo para el estilo de la portada de Brujas:

Otro estilo que me gusta es uno con un lineart mono y manchones de acuarela, que es modernillo y creo que pegaría con el tono, pero se me da regulón ese estilo de dibujo y creo que ando corta de cash para pagar alguien que ilustre que lo haga bien. Lo estudiaré cuando tome la decisión final y llegue a ese momento. De todas formas, acepto ideas y sugerencias 🙂 ¿Qué os parecen esas portadas?

 

¡Ya ha vuelto No Hay Príncipes!

Ya tengo la página en pie y me ha costado hacerla funcional más de lo que esperaba y aún es un pelín feucha, pero tengo página nueva para No Hay Príncipes.

 

No he subido todos los capítulos aún, lo tengo programado para subir páginas los Lunes-Miércoles-Viernes. Así voy actualizando con tiempo, intentaré hacer un diseño más bonito y esas cosas. Y si veis algún error decírmelo, pliz. He intentado que sea una página de estas sensibles a tabletas y móviles, pero no he comprobado que todo funcione bien en todas partes aún.

Dentro de poco iré actualizando también los cómics del 24hcd.

Webcómics caídos

Los webcómics están caídos desde hace unos días, porque la página que los acogía cerró (hace tiempo que no me pasaba por allí, pero te echaré de menos, Subcultura). Me enteré tarde del cierre y justo ha coincidido con un momento en el que ya estaba ocupada, así que no pude preparar una página antes del cierre.

Sin embargo, sí que me dio tiempo a hacer algunas pruebas y ahora que empiezo a librarme de algunas responsabilidades, espero tener los cómics en pie en menos de una semana, aunque sea con un diseño provisional. Los acogeré en mi propio host esta vez.

Se me había ocurrido también subir No Hay Príncipes de forma progresiva. Igual subir el primer capítulo entero y luego subir una página al día, o algo así, supongo que podría ser interesante por si alguien quiere redescubrir el cómic. Aunque aún no sé cómo voy a programar esto, ya que es imposible que pueda subir cada página a mano día a día. Así que lo dejaré un poco en al aire, según vaya probando plugins y jugando con el diseño.

Mapas de fantasía: ciudades y perspectiva

Antes de subir otro ejemplo voy a hablar de otro elemento técnico para hacer mapas: la perspectiva. La perspectiva afecta a todo tipo de mapas, pero cuando nuestra historia se centra en una ciudad y necesitamos identificar sus elementos para orientarnos, es cuando la elección de un tipo de perspectiva u otro se complica.

A grandes rasgos, y simplificando mucho, hay dos perspectivas principales a la hora de representar mapas:

  • Panorámicas: Se representa lo que se ve desde un punto elevado cercano, real o imaginario. Los objetos tienen una representación tridimensional.
  • Callejeros: Se representa lo que se quiere mostrar como si se mirara hacia bajo en vertical. Los objetos suelen ser bidimensionales.

Existen otros tipos de perspectivas, es un mundo muy complejo, pero para las funciones que cumplen en el campo de la fantasía, no creo que haga falta adentrarse más en la materia.

El primer tipo de perspectiva, la panorámica, probablemente es el más bonito y el que más se utiliza en mapas de fantasía, ya que permite apreciar mejor los detalles de los elementos dibujados.

Perspectiva panoramica
Ciudad de Nuremberg allá por el s. XV

Pero tiene un inconveniente a la hora de representar ciudades, y es que al levantar los edificios estos se comen los detalles que hay detrás de ellos, pudiendo tapar calles, esculturas, otros edificios y si nuestro asentamiento es grande y complejo… pues puede fallar en servir para lo que se supone debería servir: orientarnos.

El segundo tipo de perspectiva, el callejero, es más claro y el que se usa en todos los planos de ciudades prácticos, no se tapan las calles, ni los edificios, ni nada. Queda todo claro de un vistazo de dónde va, a dónde viene, qué se cruza con qué, dónde está el norte, el sur, etc. Eso sí, puede quedar feuchillo y simplón (no necesariamente el caso del ejemplo de abajo).

Perspectiva callejero
Parte de la ciudad de Edo y su castillo en el s. XIX

¿Cuáles pueden ser las soluciones a estos problemas?

1ª Solución fácil: elegir solo un tipo de perspectiva según vuestras prioridades e intentad convertir sus flaquezas en fuerzas.

2ª Menos fácil: usar la panorámica de tal forma que los puntos principales de la trama de vuestra historia queden posicionados en el plano de una forma estratégica para que sea simple localizarlos y orientarse. Para que funciones este sistema será necesario planificar con cuidado tanto el mapa, como el argumento, y puede que rehacerlo muchas veces para reubicar calles y edificios según vayamos escribiendo y corrigiendo la historia.

3ª Dificultad variable: mezclar ambas perspectivas. Que es algo que aparece no solo en mapas antiguos, también en planos de parques y otros centros de atracciones, de los que ya hablé. Los principales edificios que queramos destacar se hacen en grande y 3D, el resto de áreas se dibuja en 2D para que se aprecien las calles (o un 3D achaparrado). Mezclar las perspectivas pude quedar raro: a grandes rasgos, cuanto más realismo se aplique al estilo de dibujo del mapa, mas difícil va a ser combinarlas; pero si se hace bien puede ser la solución más espectacular.

Perspectiva achaparrada
Un cachito de Paris en el s.XVI

Este es un ejemplo de un plano que es básicamente un callejero, pero la mayoría de los edificios están hechos en una perspectiva panorámica y se han achaparrado para que se aprecien mejor las calles, plazas, puentes y otros elementos de la ciudad.

Hay muchas formas de enfrentarse al dilema y dependiendo de la intención del mapa pueden usarse varios métodos. Se puede emplear un callejero simple cuando empecemos a formar el argumento de la historia y, cuando llega tengamos una buena idea de la posición de cada escena y movimiento necesario, podemos intentar levantar los edificios y hacer algo más elaborado con la perspectiva panorámica.